viernes, 29 de noviembre de 2013

El imperio de los sentidos (1976) de Nagisa Oshima



Estos dos se tiran así toda la película
Yo me pregunto ¿cómo es que hay películas que insisten en catalogar de "eróticas" cuando deberían de llamarlas directamente, pornográficas? Tal vez en un intento desesperado para que estas ''obras artísticas" no se encuentren desarraigadas de ese estatus de "joya cinematográfica" al que, a los entendidos de turno, les ha dado la gana de adjudicar, porque sí. Pues bueno, "El imperio de los sentidos" es uno de estos ejemplos, un film polémico en su época debido a su alto contenido porn... ejem, erótico. ¿Qué puedo decir yo de "El imperio de los sentidos" que no se haya dicho ya? ¡Ah, sí!, que es una auténtica mierda. Es más mala que el veneno. Un espectáculo verdaderamente deplorable, para que luego se rían de algunos episodios de los teletubbies. Esta cosa es aburridísima, sin sentido; en fin, un auténtico mojón. Y bueno eso de que es un film erótico, como ya he dicho, es bastante discutible, hay ciertas escenas que ya no es que rocen el terreno del porno, es que lo atropellan si ningún reparo, de lo explícitas que son. 

Y venga y dale...

...y dale y dale
Supongo que lo de continuar siendo hoy tan llamativa es porque proviene de Japón, bendito país del que cualquier mierda exportada desde su procedencia es llamada, por según que grupito de cultos intelectuales, obra de Arte. Aquí hay una prueba de ello, no me cabe en la cabeza cómo puede haber alguien que defienda semejante truñaco como una obra maestra o un film imprescindible. A grandes rasgos, la peli nos cuenta ¡ojo! durante dos putas horazas interminables, la tortuosa relación de un señoritingo japonés casado, con su criada, una viciosilla geisha a la que le va la caña de la buena, o de la mala, según se mira, porque las relaciones sexuales que llegan a mantener sobrepasan lo insano y demencial. Por lo visto la historietita está basada en un hecho real ocurrido en Japón a principios del siglo XX o finales del XIX, bueno, ¿a quién coño le importa?; no sé si esta apreciación fue un cuento chino (bueno japonés) para aumentar el morbo de la peli o si fue real, en tal caso si de verdad ocurrió que no se extrañen que alguno que otro diga eso de que: ''los japos están como una regadera"

Y de pronto les da por afixiarse mientras están en el tema

Y luego va la tía, agarra un cuchillo...
Lo más gracioso es que una vez me compré un libro que te señalaba las 100 películas más importantes de la Historia y, ver para creer, incluía ésta. ¿Quién habría escrito ese libro? Un borrego descerebrado sin lugar a dudas, o un morboso enfermo o un masoquista adicto al aburrimiento intenso. Increible es por ejemplo que en dicho libro incluyese este infecto vómito y no films tan emblemáticos y entrañables como "Superman" o "Regreso al futuro". Ah, me olvidaba que son películas comerciales y americanas además; eso para los intelectuales no mola, claro que no, es mejor señalar cagadas asquerosas como este "imperio de los sentidos". En fin, que no me extiendo más, que me parece una insufrible mierda y me da igual la fama que pueda tener, os recomiendo que os ahorréis el visionado de esta porquería por mucha curiosidad que os pueda suscitar, a no ser que seais unos auténticos adictos al sadomasoquismo más extremo y enfermizo. Es apestosa e infumable.

...y le corta el pene al tío. ¡Hala, fin de la historia!

Blood Feast (1963) de Herschell Gordon Lewis



Esta pobre chica no sabe lo que le espera
Si tuviese que escoger un adjetivo que, desde mi punto de vista, le vendría de fábula a "Blood Feast", ése sería, rompedor. Si nos pusiésemos finos y abordásemos el análisis de esta película centrándonos en sus destrezas cinematográficas, no vamos a engañarnos, no resultaría muy positivo, ya que no deja de ser una mera peliculilla hecha con muy poco presupuesto y sin ningún aspecto técnico que sea memorable. Pero ése no es precisamente el atractivo de este film. Menos lo es su historia, más simple que el mecanismo de un chupete y más plana que una tabla de planchar. De los actores ya ni hablemos, son todos bastante chungos, también hay que tener en cuenta (no vamos a ser tampoco tan exquisitos) que ninguno de ellos era profesional. El principal atractivo de la película es que presentó una importantísima innovación en el Séptimo Arte y precisamente por esta peculiaridad, merece su importantísima página en la Historia, aunque muchos pretendan negársela.


El asesino después de haber cometido un sangriento crimen


El asesino adorando a su diosa Ishtar
Es entonces cuando, si nos centramos en el hecho de que su director Herschell Gordon Lewis (posterior creador de la más famosa "2000 maniacos") tuvo las agallas de pegarle una señora patada a la censura en aquellos tiempos, "Blood Feast" se convierte en un proyecto sobresaliente (bueno, tampoco nos pasemos dejémoslo en notable alto). Y es que, sinceramente, me parece increíble que esta película se haya hecho hace casi medio siglo, pero así fue. El director se pasó por el forro las leyes establecidas por los códigos cinematográficos para ofrecer un espectáculo grotesco a más no poder, cargado de sangre y vísceras. Ello supuso el nacimiento de un modo de arte en muy mala consideración en general, pero que hoy en día ya aparece en las películas como Pedro por su casa, el gore. Sí señores, "Blood Feast" está considerada como la primera peli gore de la Historia, apostando por lo repulsivo como estética, como forma de expresión, como vanguardia; ¿y por qué no? ¿Acaso el Arte no está plagado de pinturas grotescas, con decapitaciones, degollamientos y miembros mutilados presentados en los lienzos.? 

Una de las sangrientas fechorías del asesino

Las bañeras y las duchas siempre son lugares muy peligrosos
''Blood Feast'' fue una película muy innovadora, tanto que ha creado ella solita un nuevo subgénero, sin pretenderlo, por ello no creo que sea un film deplorable, como suele señalarse. Como ya he mencionado, su historia importan bien poco; nos presenta a un asesino adorador de una estatua que representa a una diosa griega a la que debe sacrificar jovencitas y la pertinente investigación por parte de cuatro polis para pillarlo; vamos meras escusas para presentar asesinatos por doquier, con sus puñalones por aquí, sus desmembramientos por allá y sangre, mucha sangre. Su realización fílmica no es que sea tampoco deplorable, pero sin dudas no es para nada destacable y los actores son todos la mar de rancios y nada creibles (quizás destaque la bella chica playboy Connie Mason, también prota de "2000 maniacos", pero por otras razones ajenas a su talento interpretativo básicamente), pero en resumidas cuentas ¿qué más da?, no es un film para admirar detalles como ésos, esto hay que tenerlo muy en cuenta. Estamos ante una película que ha creado miles y miles de influencias, que ha sido innovadora y que hoy en día tiene ganado merecidamente el estatus de clásico del género. 

La guapa Suzette (Connie Mason)

Preparando un festín sangriento
A mí me hace mucha gracia ese cinismo que existe entre la crítica de cine, cuando se echa mierda contra films como éste, por su violencia desmedida, acusándolos de insanos y de ser poseedores de un nulo interés cinematográfico y después alaban películas de autores con cierto renombre como el señor Tarantino. ¿Acaso las pelis de Tarantino no rozan, en muchos casos, la apología de la violencia desmadrada?, ¿por qué en sus films la violencia es señalada como algo positivo y artístico y en otras pelis, como la que nos ocupa, no lo es? Y ya puestos, ¿por qué despotricar tanto contra estos films de serie B, si en resumidas cuentas han sido la escuela del maestro Tarantino, al que tanto se le vitorea? Por lo menos "Blood Feast" cumplió con el propósito de ofrecer algo original en su momento (lo que ya es más de lo que ha ofrecido Tarantino en toda su filmografía), y a pesar de sus limitaciones, fue un film que creó escuela. 

Grotesco espectáculo
*MI MOMENTO FAVORITO: uno de los mas escabrosos y violentos del film. Aquél en el que el asesino le arranca de cuajo la lengua a una desafortunada víctima. 

Ideal para un guiso

jueves, 28 de noviembre de 2013

House on haunted hill (1999) de William Malone



En el sanatorio Vannacutt pasaron cosas horribles
Remake del clásico "House on haunted hill" de William Castle, protagonizado por el gran Vincent Price en 1959, lógicamente muy distinto a éste tanto en la forma de concebirlo como en el propio argumento. Es destacable el aire que le dan al film rollo "Scream", es decir protagonizado por jóvenes guapitos y destinado en su mayoría al público adolescente. En mi opinión es algo que le da una personalidad a este remake, y como me gustan este estilo de films de terror para jóvenes, me parece un acierto y un buen mecanismo para adaptarlo a los tiempos modernos (de aquélla). Señalar el grato homenaje a la estrella Vincent Price, llamándose el personaje de Geoffrey Rush, señor Price. En sí el argumento viene a ser el mismo que el del film original, un excéntrico millonario (Geoffrey Rush), les propondrá a un grupito de personajes un "peligroso" reto. 

La casa de la colina encantada, antiguo sanatorio Vannacutt y lugar ideal para una fiesta

El anfitrión Stephen Price (Geoffrey Rush)
Les pagará un millón de dólares (en la original eran 10.000 dólares, se ve que los tiempos han hecho variar eso de la inflacción), si consiguen sobrevivir una noche entera en un caserón, que años atrás fue el sanatorio para enfermos mentales Vannacutt, donde ocurrieron espantosos crímenes y sádicas torturas. Por supuesto la leyenda cuenta que la casa está habitada por un sin fin de espíritus cabrones, con ganas de montarse una sangrienta fiestecita. Pero claro, entre 1959 y 1999, han pasado cuarenta añazos así que esta renovada "House on haunted hill" presentó las pertinentes modificaciones, con mayor o menor acierto, las cuales iré comentando a continuación. 


¡Chilla hija, chilla!

La sensual Sra. Price (Famke Janssen)
Los actores están muy bien, encontramos caras muy conocidas; véase el propio Rush (que está muy correcto), la atractiva y sensual Famke Janssen (vista haciendo de villana en el film de 007, "Goldeneye" o en la peli de terror adolescente, "The Faculty" de Robert Rodriguez), Ali Larter (de "Destino final" y alguna secuela de "Resident Evil"), Bridgette Wilson (de "Sé lo que hicisteis el último verano"), Peter Gallagher (de la serie "The OC") o Jeffrey Combs (el mismísimo Re-Animator). Así que el reparto es convincente y cada uno realiza su labor de forma muy acertada. Por otra parte la dirección también me parece buena, de calidad. La ambientación de la casa; espeluznante, la fotografía muy sobresaliente, ídem de algunos efectos de maquillaje artesanales que añaden la parte gore al film (de la que carecía, por supuesto, el original). 

La Sra. Price a punto de morir

El perverso Dr. Vannacutt (Jeffrey Combs)
En resumidas cuentas en los apartados técnicos la película cumple. No obstante, los peros también tienen un peso más que relevante, desgraciadamente, en la historia. El film aunque, como ya he señalado, se construye sobre la historia del original, la cambia por completo y ése es el principal y mayor fallo que hunde bastante a la película. En mi opinión, si hubiesen seguido los derroteros de la original habría sido un remake mucho mejor. Está bien que introdujeran algunos cambios, pero es que dichos cambios han contribuido a cargarse por completo la esencia de la historia original y eso la verdad, me ha parecido una soberana cagada.

Un bañito en sangre

La fiesta no promete ser muy divertida
Porque hay que señalar que la película de William Castle no era un film de fantasmas (aunque lo pareciese), no existía el terror sobrenatural, sino que era una excusa para encubrir una trama de asesinato. Y aunque aquí también existe esa trama, por parte de la esposa (Janssen) que quiere acabar con su marido, la joden por completo metiendo de golpe en los últimos minutos los ataques de los fantasmas de la mansión, que en ésta sí se hacen notorios. Creo que habría sido más acertado haber conservado el rollo terror real, no sobrenatural, con la esposa y el amante, rollo sádicos psicóticos, utilizando la historia tan terrible de la casa para asesinar al marido y a los testigos (el resto de personajes), que habría dado muchísimo más juego. En cambio optaron por elaborar un guión la mar de incongruente, mostrando de primeras una trama parecida a la de la original y tirándose con ella más de tres cuartos del metraje, para al final sacarte cuatro fantasmitas que, de golpe y porrazo, entran en escena matando a todo Dios. 

Sara (Ali Larter) y Eddie (Taye Diggs) haciendo inquietantes descubrimientos

A mí me parece que ese añadido no cuaja y que dicha parte del guión, sinceramente, la escribieron con el culo. El final sin lugar a dudas jode el encanto de esta película. Bueno a ver, opino que por lo menos el aprobado se lo merece, porque es entretenida y tiene algunos momentos bastante buenos y además está indudablemente bien realizada. A los que les molen las películas de terror estilo "Scream" creo que se lo pasarán bastante bien con este "House on Haunted Hill", pero en resumidas cuentas es un remake muy fallido con un final que no ha sabido estar a la altura y algunas situaciones, de verdad, bastante absurdas.

Los fantasmas se unen a la fiesta

*MI MOMENTO FAVORITO: aquél en el que se descubren las siniestras intenciones y conspiraciones del matrimonio Price y el tan entramado plan de asesinato mútuo, que ambos se tenían reservado para su respectivo cónyuge. Lamentablemente en ese mismo momento entran en acción los fantasmitas y joden la interesante trama criminal planteada en el argumento. 

Esto sí que es amor hasta la muerte

La tutora (1990) de William Friedkin



El matrimonio Phil (Dwier Brown) y Kate (Carey Lowell)
Un grato recuerdo de mi infancia, cuando los domingos por la noche echaban en TVE1 la llamada "película de la semana". Recuerdo haber visto con mi madre "La mano que mece la cuna" siendo yo bien pequeñajo y me dejó un grato sabor de boca y cierta inquietud. Admiro ese film. Pues bien, me acuerdo cuando vi el trailer de esta emblemática película en TVE1 (también siendo niño) anunciando de su emisión para ese Domingo en "la película de la semana". Y la verdad era súper engañoso. Se veía en líneas generales a unos padres que contrataban una niñera y te dejaban caer que ésta era mala, aunque no te explicaban el porqué. Recuerdo que mi madre dijo: "mira, una película estilo -La mano que mece la cuna-, tiene buena pinta". Por supuesto ese Domingo nos apresuramos a verla, ambos como fans de la otra película. 

Un árbol muy pero que muy siniestro

Phil y Kate siendo padres
Y atónitos nos quedamos, mi madre para mal y yo para bien, cabe decir que mi madre odia las películas de terror y fantásticas y yo las adoro. De lleno el film se ha convertido un grato recuerdo de mi infancia, bastante sorprendente. Una película que parecía próxima a un drama con niñera psicótica tipo telefilm de A3, se convirtió en todo un espectáculo de elementos aterradores: una malvada bruja que sacrifica bebés, un árbol con vida propia que masacra a diestro y siniestro con sus diabólicas ramas, un grupo de lobos enfurecidos irrumpiendo en casas ajenas para matar, un padre vengativo armado con una motosierra para proteger a su familia mediante sangrientos métodos. Por aquel entonces me pareció la ostia. Y tiempo después me enteré encima, de que era de William Friedkin, el mismo director de "El exorcista". ¡Wow!. 

La niñera Camilla (Jenny Seagrove) no es tan inocente como parece

El árbol se traga literalmente a los bebés
Vista tiempo después no me pareció evidentemente tan espectacular. Cierto es que la realización deja en ciertos momentos algo que desear y más habiéndola hecho un oscarizado director y el creador de una de las más famosas e impactantes películas de terror de todos los tiempos, "El exorcista''. Y es que lamentablemente su puesta en escena apesta en muchos momentos a telefilm. Aunque desde luego, tampoco me parece tan despreciable como he llegado a ver señalado por ahí. El film se guarda buenos momentos. A pesar de su dirección, como ya he apuntado, algo televisiva, lo cual le resta bastantes puntos en cuanto a calidad llamémosla cinematográfica, tenemos momentos que desde luego impresionan lo suyo, por lo ciertamente hilarantes que resultan, además de una trama que irradia cierta originalidad y bastante mala leche. 

El árbol hace una demostración de sus malísimas pulgas

Camilla retozando con su amoroso árbol
Los actores no son malos; tampoco buenos, a ver cada uno cumple con su papel de manera funcional, ninguno destaca precisamente por encima de otro, salvo la que hace de la mala del entuerto, la niñera Camilla, que está simplemente genial; Jenny Seagrove es el alma del film, maléfica, perversa y sensual; con mucha diferencia destaca por encima del resto del elenco. La trama a veces carece de ritmo, pero presenta ciertos momentos que la levantan con creces, véase sin ir más lejos la sangrienta masacre que el árbol comete con tres gamberros que osaron atacar a la perversa Camilla; no escatimando en gore (brazos arrancados, cuerpos desmembrados,...), la escena del pobre tipo asediado en su casa por la manada de lobos, los encuentros sexuales de la niñera con su querido árbol y sobre todo el final. ¡Menudo final! En resumidas cuentas, y a pesar de sus defectos (que los tiene y bastante notorios) creo que es un film muy entrañable y que merece la pena echarle un vistazo. 

Éste ha descubierto el secreto de Camilla y así se ve el pobre

Es cierto también que hablo de él desde en base a una perspectiva muy influenciada por las sorprendentes impresiones que me causó el film al verlo siendo un niño, tal vez si la hubiese descubierto siendo un poco más mayorcete, no habría sido tan benévolo con él, pero como digo muchas veces, los sentimientos mandan, y si provienen de la infancia, todavía más. Apuntar que sin lugar a dudas, y a pesar de sus múltiples diferencias, sirvió como trampolín a otro magnífico film que ya he mencionado "La mano que mece la cuna". Amén también de las influencias apreciables en el bodrio infame de Lars Von Trier que lleva por título "Anticristo", lo cual también he visto señalado en un comentario de algún usuario por ahí. 

La verdadera cara de Camilla

*MI MOMENTO FAVORITO: el sangriento final, todo un homenaje a "Posesión infernal", tenemos al valiente papi (Dwier Brown) talando el árbol maldito devora bebés, y a la siniestra niñera (Jenny Seagrove) despedazándose a la vez que el padre va amputando con la motosierra las ramas del endemoniado vegetal. Recuerdo que de crío, esta escena, sí que me heló la sangre y me dejó boquiabierto. 

Al papi lo ha poseido el espíritu de Ash de "Posesión infernal"

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Amityville 2, la posesión (1982) de Damiano Damiani



Llegan los Montelli a vivir a la aterradora casa de Amityville
''Terror en Amityville" fue, en 1979, un grandísimo éxito en taquilla. Ese film sobre una casa encantada, inspirada en un caso real, fue tal pelotazo que era obvio que no tardaría en aparecer una secuela. Ésta se estrenó en 1982, con un guión escrito por Tommy Lee Wallace (posterior director de la mierda de "Halloween 3", la secuela de "Noche de miedo" y del famoso telefilm "It"), en colaboración con el italiano Dardano Sacchetti (guionista de diversos films de Mario Bava, Lucio Fulci o del propio Dario Argento). No obstante "Amityville 2, la posesión" no es una secuela, sino una precuela, es decir que en vez de proseguir los hechos ocurridos en la primera película, nos narra los que la antecedieron. 

El hijo mayor, Sonny (Jack Magner)

¡Uy, cuánto tonteo tienen los dos hermanos!
Recordemos que en "Terror en Amityville" se nos mostró el horror que vivió la familia Lutz tras trasladarse a una residencia en la que un chaval había eliminado a toda su familia, según él, obligado por las fuerzas diabólicas que habitaban en dicha casa. Pues bueno, este segundo film nos cuenta la historia de esta familia anterior, los Montelli (en la vida real, los DeFeo, se ve que en el film cambiaron el nombre por algún motivo legal). La película se inicia con el traslado a la casa maldita protagonista, de esta idílica familia, compuesta por un indeseable padre violento y maltratador (Burt Young, recordado por su participación en la famosa saga de "Rocky"), una madre ultracatólica (Rutanya Alda), y los hijos; el veinteañero Sonny (Jack Magner), la adolescente Patricia (Diane Franklin) y los pequeñajos, Jan y Mark (Erika y Brent Katz). Y bueno, lo que va a ocurrir no es ningún misterio, conociendo ya de antemano lo narrado en la primera peli. 

La sangre chorrea por las cañerías

La casa posee rincones muy siniestros
Efectivamente, la casa está habitada por fuerzas del Mal muy puñeteras que comenzarán a hacer que el pobre hijo mayor, Sonny, empiece a perder la cabeza. Voces extrañas, ruidos misteriosos y aterradoras visiones acabarán empujando al chaval al homicidio de todos los miembros de su familia. Aunque antes ha tenido tiempo de tirarse a su propia hermana mayor, la joven Patricia, la cual tampoco es que pusiera ninguna pega, ya que el hermano la ponía más cachonda que una perra en celo, ¿esto debemos de suponer que ha sido potenciado por las fuerzas malignas de la casa?, tal vez, pero realmente tampoco queda muy claro, porque desde el principio ya se nota una especie de tonteo excesivo entre los dos hermanos; un roce especial (vamos, tipo la serie "Los Serrano", aunque en este caso sí existe auténtico incesto). 

La hermana mayor, Patricia (Diane Franklin) es toda una guarrona

Hermano y hermana a punto de copular
Eso sí, todo este tema será tratado de forma bastante suavizada, sin ninguna escena sexual explícita ni nada por el estilo. Total, que una vez el chaval ha matado a toda su familia, la poli lo detiene y es cuando entra en acción el personaje de un cura (James Olson), el cual conoce la existencia de las fuerzas demoníacas de la casa de la familia. Así que con un buen par de huevos, el padre se dirigirá al lugar, acompañado del chico medio poseído y allí realizará un exorcismo en toda regla, en el que no faltarán una sucesión de escenas bastante sorprendentes, repletas de efectos especiales y algún que otro toque gore nada desdeñable. Véase por ejemplo una asquerosa transformación que sufre el pobre chico, en la que vemos como su rostro se convierte en una especie de amasijo de carne putrefacta, que me recordó mucho al grotesco personaje protagonista de "La mosca" de David Cronenberg. El Mal tampoco perderá el tiempo a la hora de probar la virtud del santo cura y le ofrecerá un bocado muy sensual, a éste se le aparecerá el espíritu de la hermana calentorra del prota, y en su línea cachondona, se le ofrecerá al padre, que se verá en la difícil situación de pecar con ese suculento bocado o mantener su reputada castidad. 

El cura (James Olson) se da cuenta de que el pobre chico está siendo víctima de posesión

La sangre tiñe las paredes de la casa de Amityville
En resumidas cuentas "Amityville 2, la posesión" me parece mucho mejor que la primera película. Está muy bien hecha, su argumento (sin ser nada del otro mundo) tiene algo más de coherencia y lógica, posee escenas bastante provocadoras y efectos especiales muy chulos, además también me resultó más entretenida. No deja de ser una peli muy vista, incluso para aquella época, sobre todo su parte final que es casi un calco de "El exorcista", pero bueno a diferencia de porquerías más actuales, como "Expediente Warren""Insidious" o "El origen del mal", cuenta con un encanto muy especial procedente de la magnífica época de los ochenta, con una realización más personal, más arriesgada y artesanal. A mí la verdad me dejó con bastante buen sabor de boca (no como la primera), y sin ser una película de la ostia, pues sí que puedo decir que es bastante resultona. De todas las películas sobre la casa de "Amityville" que se han hecho (la saga está compuesta de ocho nada más y nada menos), ésta es sin duda la mejor, por supuesto las que le seguirían son en su mayoría bodrios infumables y auténticos insultos al cine de terror. Yo la recomiendo a todo fan del género de casas encantadas, creo que disfrutarán lo suyo viéndola. 

No queda duda de que el chaval está poseído

*MI MOMENTO FAVORITO: el que he comentado ya antes, cuando el prota (Jack Magner), mientras el cura (James Olson) le está practicando el exorcismo, se transforma en una grotesca y asquerosa criatura; escena a la que no le faltan sus buenas pinceladas gore, con efectos de maquillaje bastante decentes y resultones, con el irresistible encanto de los ochenta. 

En pleno proceso de mutación