lunes, 5 de diciembre de 2016

Lo que la verdad esconde (2000) de Robert Zemeckis



Norman Spencer (Harrison Ford) y su mujer Claire (Michelle Pfeiffer)
Una película muy interesante, arranca como una especie de homenaje a Hitchcock, acabando convirtiéndose en una peli de terror sobrenatural, convencional pero muy efectiva. ''Lo que la verdad esconde'' encuentra en sus puntos a favor la potente dirección de Robert Zemeckis, el cual si no me equivoco se estrenó en el género de terror con este film, y la verdad demostró salir bastante bien parado, y en las excelentes interpretaciones de sus protagonistas, Harrison Ford y sobre todo el grueso de la historia, Michelle Pfeiffer, la cual se muestra creíble y arrebatadora como atormentada esposa acosada por un perturbador recuerdo del pasado de su marido que no parece querer descansar en paz. El guión es correcto, como ya dije empieza de una forma que después se demuestra falsa, Pfeiffer sospecha que su vecino de enfrente ha matado a su mujer, convirtiéndose en la espía oficial de éste, claro guiño a ''La ventana indiscreta''

¿Tendrá malas pulgas este fantasma?

Contactando con los espíritus
A todo esto aparece el fantasma de una mujer rubia, ¿la mujer de su vecino asesinada?, ¿será?, ¿no será?, el film juega con esta posibilidad aportando interesantes giros que irán propiciando sorpresas más o menos inesperadas, depende lo que esté el espectador de acostumbrado a ver este tipo de película. Lo que queda, sin lugar a dudas es un thriller tenso, mezclado con terror sobrenatural, con buenos sustos (excelentes efectos sonoros que son el principal elemento para crear encogidas en el público), ritmo in crescendo y amplia facilidad para entretener durante dos horas. No es una película que haya descubierto nada nuevo, pero ya he dicho, es funcional y efectiva, y además está muy bien hecha, tanto desde el punto de vista argumental como audiovisual. Es ampliamente recomendable, el final además, a mí me encantó, Harrison Ford me sorprendió en un rol muy atípico a lo que nos suele tener acostumbrados, y hasta ahí puedo leer. 

Momentos tensos en el baño

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada