jueves, 5 de mayo de 2016

Kolobos (el último suspiro) (1999) de Daniel Liatowitsch, David Todd Ocvirk



La prota Kyra (Amy Weber) ¿está loca?
Me sorprendió muchísimo esta discretísima película de bajo presupuesto, desgraciadamente muy desconocida. ''Kolobos'' un film que vi colocado en un antiquísimo estante de un videoclub, pensaba que iba a ser una más de las baratas y mierderas copias encubiertas de ''Scream'' (la carátula parecía indicar cierta imitación de la mítica cinta de Wes Craven), y me llevé un grato chasco. El film resulta ser más original de lo que cabría esperar, juega a la confusión constante lo cual hace que se diferencia del más rutinario slasher de andar por casa, aunque en esencia no deja de serlo en resumidas cuentas. La peli trata sobre un grupito de jóvenes, encerrados en una casa donde tendrán que convivir en plan ''Gran Hermano'', seleccionados para configurar el casting de una supuesta película. Sin embargo la casa se convertirá en una trampa mortal. Los chavales empezarán a morir mediante sangrientos métodos y el argumento va planteando múltiples incógnitas (muchas quedan a resolución personal del espectador). 
 
Esta pobre necesita una transfusión urgente

Cameo de Linnea Quigley,
más recatada de lo habitual
Resulta que la prota es una artista y se ha pasado media vida dibujando un tipo siniestro y desfigurado, que pone los pelos de punta. Este ser, parece ser el psycho killer que va despachando a los chicos dentro de la casa, pero, ¿existe de verdad?, ¿es la chica que se ha vuelto loca?, ¿qué pasa realmente? Estas cuestiones hacen precisamente que ''Kolobos'' presente un argumento más complejo que el simplista habituado al slasher común. Aparte a favor, presenta una realización bastante aceptable (para ser un film de bajo presupuesto, no olvidemos), una atmósfera agobiante y conseguida, sangre por doquier (la peli es muy gore, lo cual me pareció admirable teniendo en cuenta sus limitaciones, además los maquillajes molan un huevo) y una banda sonora escalofriante que envuelve todo a la perfección. Por cierto, sale la mítica Linnea Quigley, eso sí haciendo un breve cameo y ya no enseña las tetas (se le pasaron los años de pendón exhibicionista). A mí me gustó mucho la peli, me parece mejor que muchas otras que tienen más fama, presenta un experimento original con los ingredientes típicos, de haber tenido mejor distribución seguro que poseería más fama merecida. 

¿Kolobos es real?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada