jueves, 26 de mayo de 2016

El gato infernal (1990) de John Harrison



La bruja mala (Deborah Harry) se quiere merendar al niño
Tras el éxito de ''Creepshow'' y ''Creepshow 2'', George A. Romero y Stephen King tuvieron la idea de volver a unirse para sacar ''Creepshow 3'', así es como inicialmente debería haberse llamado este film. No obstante, por motivos comerciales a los ejecutivos de turno se les ocurrió la idea de aprovechar el tirón mediático de cierta serie de televisión que lo estaba petando en antena a finales de los ochenta, ''Tales from the darkside'' y por ello decidieron llamar a esta película, ''Tales from the darkside: the movie'', ni más ni menos. Así pues, lo que tenemos aquí es otra peli de antologías, muy al estilo ''Creepshow'', no por nada Romero se quedó haciendo labores de producción, presentándonos tres historias, a la par de una cuarta que hace de hilo conductor. El prólogo se abre como una especie de versión moderna de ''Hansel y Gretel'' con una aparentemente cortes y recatada ama de casa (Deborah Harry, la eterna cantante del grupo Blondie) que mantiene prisionero a un niño, dispuesto a servirlo como cena a unas visitas que espera en breves. El pequeño intentará por todos los medios librarse de ser devorado y comenzará a narrar a la bruja la tres historias que veremos a continuación.

Steve Buscemi y Christian Slater con una momia

La primera es una adaptación de un cuento de Sir Arthur Conan Doyle (creador de Sherlock Holmes) y cuenta de manera bastante humorística, la venganza planificada por un estudiante, sirviéndose del control que ejerce sobre una momia del Antiguo Egipto resucitada. Destacar en este primer segmento la presencia de un jovencito Christian Slater y de dos principiantes Steve Buscemi y de Julianne Moore.

Una principiante y desconocida Julianne Moore

El segundo, es una adaptación de un relato de Stephen King, ''El gato infernal'' (título que además le colocaron a la versión española de la película, a saber porqué), el cual estaba planificado para que hubiese sido una historia más en ''Creepshow 2'', aunque finalmente no se llegó a realizar. Nos cuenta como un millonario contrata a un matón a sueldo, para que se cargue a su gato negro, el cual según dice, es el responsable de varias muertes premeditadas. El matón no se imaginará lo difícil que es matar a un minino tan ''inocente''.

¡Menuda boquita se te va a quedar!

El tercer episodio es una historia original del propio guionista Michael McDowell (creador anteriormente del libreto de ''Bitelchus'') y nos narra una peculiar historia de amor. Un hombre es atacado por una inmensa gárgola revivida, un monstruo inmenso que le perdona la vida a cambio de que guarde silencio acerca de que él sabe sobre su existencia. Posteriormente el hombre conocerá a una mujer y comenzará una relación con ella y claro, no callarse las cosas acarreará unas trágicas consecuencias.

¡Qué acojone da la gárgola!

Llegados al acto final veremos como el niño se las compone para evitar caer dentro del horno en llamas de la bruja. En lo personal, me gustó mucho esta antología. Visualmente está muy currada, los efectos especiales son cojonudos, no falta la sangre y el gore y en concreto quedé fascinado con el diseño de la gárgola del tercer episodio. Perfectamente podría hacer un trío compensatorio y la mar de nostálgico con las otras dos entregas de ''Creepshow'', y no hubiese estado nada mal que con éstas hubiese cerrado una trilogía propia. Me parece muy pero que muy recomendable para los fans de estas entrañables pelis segmentadas en historias fantásticas.

¡Que quede bien hecha!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada