martes, 3 de mayo de 2016

Refugio macabro (1972) de Roy Ward Baker



Trabajar en este asilo conlleva muchos riesgos
''Refugio macabro'' fue otra de esas entrañables producciones de la Amicus (coetánea de la Hammer) en presentar una antología de historias (igual que otras como ''Doctor Terror'' o ''Condenados de ultratumba''). Muy en la línea establecida por la temática, ''Refugio macabro'' es una de mis favoritas de este tipo de pelis de la época, está bien dirigida, interpretada y resulta la mar de entretenida. El argumento arranca con un doctor que llega a un asilo mental (Robert Powell, quien fuese después Jesucristo en ''Jesús de Nazareth'', para mí el más representativo de los actores en interpretar dicho personaje), para conseguir el empleo como psiquiatra del centro, deberá pasar una prueba, la cual consistirá en escuchar los testimonios de tres pacientes del lugar. Uno de ellos fue el anterior director del manicomio y la labor de este doctor es averiguar quién fue a través de los relatos narrados por éstos (una forma muy interesante de enlazar las diferentes historias).

Preparando un muñequito muy especial

La primera de ellas nos relata la venganza de ultratumba de una pobre mujer, la cual es asesinada por su marido y la amante de éste, a la cual despedazan y guardan en un congelador. Será los pedazos de ésta, los que se cobren la merecida justicia, sin lugar a dudas una revancha aterradora.

Venganza en pedazos

La segunda cuenta con la presencia del ilustre Peter Cushing. Éste intrepreta a un adinerado caballero que le encarga a un sastre un traje muy especial, es tan especial, que gracias a un ritual de ocultismo, ese traje podrá ser capaz de devolverle la vida al difunto hijo del caballero, con sus inevitablemente trágicas consecuencias.

Peter Cushing no está dispuesto a que le interrumpan su ritual

La tercera es mi favorita, siendo ésta la más psicológica y ausente de fantasía. Tenemos a una chica (Charlotte Rampling, prota de la polémica ''El portero de noche'') la cual sufre un peligroso desdoblamiento de personalidad (recurrente el tema para el autor, Robert Bloch que fue quien configuró el guión había sido el creador de ''Psicosis''). Cuando sufre un ataque se manifiesta su alter ego, una rubia despampanante (Britt Ekland, la chica Bond de ''El hombre de la pistola de oro'') que se muestra como una mortífera y sanguinaria asesina.

Barbara (Charlotte Rampling) y su alter ego criminal Lucy (Britt Ekland)

De vuelta a la acción inicial, el doctor vivirá en sus carnes lo que vendría a configurar una especie de cuarta historia, y nos presenta a uno de los enfermos (Herbert Lom) accionando un muñeco (muy simpático) capaz de cometer actos bastante diabólicos. La película, como ya dije, luce de una buena ambientación (muy al estilo de otros trabajos de la productora y de la propia Hammer), la narración es amena y en resumidas cuentas cumple todas las espectativas que se pudiesen esperar de ella. Me parece una opción muy recomendable para todo amante de este terror añejo y de los films compuestos por sketches, como ya mencioné anteriormente, es de lo mejorcito existente dentro del subgénero de pelis sobre antologías. 

¡Cuidado con el muñequito!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada