martes, 24 de mayo de 2016

Lost after dark (2015) de Ian Kessner



¡Estamos en 1984!
Si ya comenté que ''The Sleeper'' me pareció una más que agradable sorpresa al tratarse de un film, cutre eso nadie lo puede discutir, pero con el encanto y la gana de resucitar la esencia del genuino slasher ochentero, aquí tenemos otro ejemplo que de manera muy certera también intentó hacer lo propio. ''Lost after dark'', es otro claro homenaje al slasher de los ochenta, en esencia pura, cosa que ya queda muy clara sólo viendo el cartel. ¿Aporta alguna novedad con respecto a temática? Rotundamente no, se trata de un slasher al estilo más clásico, con sus clichés de sobra conocidos, pero no por ello menos disfrutable para los amantes del subgénero. De antemano la peli se ambienta en los ochenta, y como tal, los colores saturados, los looks horteras, la música pop de la década y demás detalles característicos de dicho momento inundarán la pantalla (¡pura inyección de nostalgia!). 

Sí, van a ser tan tontos de entrar en esa casa

Comentar ciertos aspectos que me molaron de la peli, el primero de ellos que todos los personajes tienen nombres de actores y directores que han tenido que ver con el cine slasher, véase Tobe, Sean, Adrienne, Heather, Marilyn (o sea haciendo referencia a miembros del equipo participativo de ''La matanza de Texas'', ''Viernes 13'', ''Pesadilla en Elm Street'', etc.), clara delatación de que quien se encuentra tras el proyecto sabe de lo que va y se ha empapado del tema, por lo tanto es respetuoso con el mismo. 

¡Qué viejo está Robert Patrick!

¿Preparado para morir?
Otra cosa es que, dentro de lo manido que está el tema, se guarda ciertas sorpresas intentando que no sea tan evidente para el espectador quién va a ser la siguiente víctima del asesino (aunque a poco avispado que sea uno, no se hace tan difícil de adivinar). En cuanto a gore, la cosa está bien, podría decirse que no es tan bestia como por ejemplo la excelente ''Hatchet'' (por hacer alusión a otro gran homenaje al slasher ochentero más modernete), pero considero que las muertes no defraudan. Así mismo la peli hace uso del humor negro cuando es preciso sin volverse una payasada, posee una ambientación muy buena, una recreación retro excelente y la utilización correcta de cada uno de los clichés sin excederse en la repetición. En lo personal el asesino psicópata no me acabó de convencer, no porque no se muestre eficaz a la hora de matar, sino porque me hubiese gustado que hubiese tenido otro aspecto y a poder ser que portase una máscara característica, pero bueno. 

Que lo adolescentes la palmen no debería sorprender a nadie ¿verdad?

A destacar también la aparición de Robert Patrick (el recordado villano de ''Terminator 2''), cuyo rol es secundario aunque su nombre corone el reparto. Sin más ni más, teniendo en cuenta que se trata del trabajo de un principiante y que es bastante amateur, ''Lost after dark'' es mejor de lo que podría parecer en un principio, por supuesto es sólo recomendable para los fans del slasher ochentero (como yo) que sabrán disfrutarla como es debido.

Mejor no cabrear al asesino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada