jueves, 12 de mayo de 2016

Los boogens (1981) de James L. Conway



En esta mina se esconde algo muy peligroso
Chapucerilla monster movie ochentera de serie B, que curiosamente se anticipó a ese aluvión de pelis cuyo título lo configuraban unas criaturas villanas que causaban estragos entre una determinada población, véase posteriormente ''Gremlins'', ''Critters'', etc. Los monstruos que aquí llevan por nombre, Boogens, son en realidad unos seres muy rarunos que habitan en el interior de una mina abandonada, cerca de un pueblecito que comenzará a sufrir el ataque de estos bichos. El argumento sigue el establecido por este tipo de películas, pero es más anodino y aburrido de lo habitual. Básicamente en la película, los monstruos ni se ven, aparecen en pantalla cinco minutos (¿treta para ahorrarse en efectos especiales?), y una vez vistos aunque son vistosos y están bien realizados, no resultan lo bastante potentes para obviar que te has tragado una hora y media de vacía morralla. 

La protagonista rancia (Rebecca Balding) enseñando carnecita

La pobre Anne-Marie Martin pasará un mal momento
Y es que lo peor de ''Los boogens'' es que la acción realmente arranca en el último tercio, dando como resultado un 75% de metraje muy pesado, en el que veremos las andanzas de unos personajes faltos de interés protagonizando absurdas escenas de relleno que no aportan nada interesante a la trama. Protagoniza esta basurilla la rancia Rebecca Balding repitiendo el mismo (exactamente el mismo) personaje que ya hizo en el slasher ''Grito silencioso'', excesivamente bobalicona y hasta para sorpresa (rompiendo el cánon de la final girl virgencita) aquí también tiene una escena de sexo. También sale otra cara ''conocidilla'' dentro del género, Anne-Marie Martin, futura esposa del escritor Michael Crichton y villana del clásico slasher ''Noche de graduación''. En resumidas cuentas ''Los boogens'' es un film cutre, aburrido y nada destacable en nada, como monster movie es de lo más flojita.

Los boogens al ataque

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada