sábado, 21 de mayo de 2016

Elephant (2003) de Gus Van Sant



Dylan Klebold y Eric Harris los
perpetradores de la masacre de Columbine
La masacre ocurrida en el instituto Columbine el 20 de Abril de 1999 fue algo que dejó horrorizado a medio mundo. El hecho de que se perpetrara una matanza estudiantil por parte de dos compañeros del propio instituto, a disparos, dejó en estado de shock a la nación estadounidense y por ende a gran parte de la población con un mínimo de sentimiento dentro de su cuerpo. El incidente dio lugar a múltiples debates y controversias, no porque fuese el único acontecido de características similares, pero sí quizás porque fuera uno de los más agresivos y de mayor cobertura mediática. Que ocurra algo así, por los motivos circunstanciales que sean, siempre es atroz y como personas humanas creo que debemos como mínimo reflexionar en cierta medida en nuestro interior y el cine es una excelente herramienta para ayudarnos a ello, creo yo, por eso tuve un especial interés en ver ''Elephant'', la cual prometía ser un interesante estudio (a modo casi documental) de los fatídicos hechos ocurridos en el tristemente famoso lugar a partir de ese día. Vista ''Elephant'' sólo me queda decir que me pareció un despropósito absoluto, el señor Gus Van Sant desaprovechó un material la mar de jugoso para haber realizado una cojonuda obra dramática en pro de ofrecernos un ladrillo de tomo y lomo. 

Los asesinos de la película

Librándose por los pelos
El film es vacío, repugnantemente pretencioso y narrativamente atroz. Básicamente en él, no ocurre nada durante casi noventa interminables minutos, hasta que procede a ocurrir lo que todos sabemos que va a pasar. Está bien, el director pareció intentar exponer la cotidianeidad anterior a la masacre, cosa irreprochable, pero sinceramente opino que su ejercicio en esta película es lamentable. Casi el 70% del film lo constituyen largas tomas de los pasillos del instituto, travellings de seguimiento a personajes que no aportan nada más que aburrimiento y muchos variopintos jueguecitos de planos y tomas a objetos inertes que atrofian la línea argumental, bueno la que debería haber, que paradójicamente acabamos descubriendo que no existe. Está muy bien que un director innove, pretenda ser rompedor, pero siempre en pro (considero yo) de aportar algo a la narración, el señor Gus Van Sant parece que simplemente se dedicó a jugar con la cámara haciéndonos testigos de una letárgica vista de borradores, pizarras, personajes sin chispa y tontas conversaciones que contribuyen a rellenar un tiempo que nada interesa. 

La masacre va a dar comienzo

Llegado el final, el espectador se haya tan desconectado que poco o nada llega a sorprenderle, más que una inevitable sensación de que ha perdido el tiempo viendo un truñazo de campeonato. A pesar de las alabanzas que se llevó y los premios que cosechó, ''Elephant'' me parece un bodrio, y no porque simplemente sea aburrida, sino porque encima sus realizadores se lucraron de un hecho triste y controvertido para suscitar polémica e interés plasmándolo de manera vergonzosa e insulsa a más no poder.

Insulsas escenas de relleno

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada