viernes, 23 de septiembre de 2016

House 3 (1989) de James Isaac



El asesino Max Jenke (Brion James) tostado en la silla eléctrica
Pseudo tercera entrega de esa joyita tan especial ochentera llamada ''House, una casa alucinante'', producida por Sean S. Cunningham (artífice de la magna ''Viernes 13''), y digo ''pseudo'' porque salvo por la coletilla de llevar en el título ''House 3'', realmente no es una secuela, puesto que no guarda relación alguna ni con la peli original ni con su absurda y extremadamente ridícula segunda parte ''House 2, aún más alucinante'' (realmente ambas dos tampoco tenían absolutamente nada que ver, ¡qué lío esto de las secuelas bastardas!). En fin, que ''House 3'' no conserva ni el mismo tono ni temática que la peli original, en la que primaba el humor negro y un buen desfile de monstruos, fantasmas e incluso zombies bastante irónicos. Lo que tenemos aquí es una especie de calco encubierto de ''Pesadilla en Elm Street'' pero pasándolo por la batidora de ''Shocker, 100.000 voltios de terror'', estrenada el mismo año. O sea que un psicópata perturbado (muy correcto Brion James), es ejecutado en la silla eléctrica, y antes de morir jura vengarse del poli que lo capturó (soberbio como siempre Lance Henriksen). 

¡Buen provecho!

El sufrido prota, el detective Lucas McCarthy (Lance Henriksen)
Total, que el tipo fuere físicamente pero se convierte en una especie de psicópata sobrenatural (a lo Freddy Krueger) y comienza a convertir la vida del poli y de su familia en un auténtico infierno, siendo capaz de meterse en sus cabezas y de provocarles dantescas alucinaciones. Como podéis ver, nada de relación guarda con el espíritu de la primera ''House'', omitamos la existencia de la segunda que era un chiste de mal gusto, inclinándose más hacia la vertiente de slasher sobrenatural y serio, poco humor hay por aquí. El film no está mal, para tratarse de una peli de bajo presupuesto, es más su nivel de efectos especiales es la mar de alto, con escenas grotescas y maquillajes la mar de currados, en muchas ocasiones se ven pinceladas gore la mar de potentes (véase la escena del parto), por lo tanto se ve que la peli iba enfocada más a un público adulto. Es meramente una peli funcional dentro de su estilo, tampoco es para tirar cohetes, se nota en muchas ocasiones su clara pertenencia a la serie B en su precariedad visual en determinados instantes. 

Un parto difícil

Debuta en la dirección el fallecido James Isaac, responsable posteriormente de la casposa ''Jason X'' (vamos que quedó bien agenciado a Sean S. Cunningham), y su trabajo es funcional. Lo mejor son el dueto de actores protagonistas, Henriksen como héroe sufrido y Brion James (habitual villano del cine de los ochenta) haciendo de cabrón malvado con personalidad. Sin más ni más, es una pequeña pieza de culto, sin llegar al nivel de nostalgia de la primera ''House'', ni a merecerse el atributo de clásico, pero para nostálgicos del cine fantástico de los ochenta es de visionado obligatorio.

Nunca le des un cuchillo a un lunático

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada