sábado, 27 de septiembre de 2014

Caniche (1979) de Bigas Luna



Los dos mongolos de los protagonistas
buscando algo que llevarse a la boca
Podría no realizar un comentario tan burdo y tan banal de "Caniche", pero francamente el ejemplo en cuestión no lo merece ni lo requiere. Este film del "reputado" Bigas Luna me parece con toda claridad, un violento pedazo de mierda, absurdo, bochornoso, deplorable y horrible se mire por donde se mire. El director catalán prosiguió en ese estilo tétrico del que ya había dejado constancia en su film anterior, la no mucho más destacable "Bilbao" para ofrecernos toda una galería de perversiones a cual más grotesca y obscena, sin ningún sentido de crítica, más que el meramente provocador e insultante. La película nos cuenta como dos hermanos anormales, viven (o mejor dicho malviven) confinados en un gran chalet medio en ruinas, en unas condiciones lamentables. 

El pobre caniche que tiene que aguantar las majaderías de sus amos retardados

Poses artísticas para dárselas de vanguardista
Ambos esperan cobrar la herencia de una tía rica, pero mientras tanto los muy gilipollas se alimentan de caracoles que cazan en los mugrientos jardines limítrofes de la propiedad, e incluso de pequeños cachorritos que la muy hija de puta de ella mata para después cocinarlos. El cuadro que componen ambos es tremebundo, una relación incestuosa de lo más asqueante, en la que no faltan actos de zoofilia (la escena en la que el cretino de él viola a un pastor alemán es, es,... bueno, no encuentro palabras). El testigo de todas las tropelías demenciales de este par de subnormales retardados es un pequeño caniche blanco que es, de lejos, el mejor actor de la película. En resumidas cuentas, un bodrio infame que retrataba la enfermiza obsesión que el señor Luna debía de tener (con casi toda seguridad) por el sexo guarro. Un film que carece de todo tipo de calidad artística, un engendro cinematográfico que a los amantes de los animales horrorizará y a lo que sean amantes del buen cine, insultará.

Escena insultante entre las escenas insultantes:
la violación de un pobre pastor alemán

No hay comentarios:

Publicar un comentario