jueves, 11 de septiembre de 2014

Lápiz de labios (1976) de Lamont Johnson



La preciosa Chris McCormick (Margaux Hemingway)
R.I.P. (1954 - 1996)
''Lápiz de labios" es una película bastante desconocida, la cual me costó un tiempecito localizar, sobre la cual se han vertido muchas críticas negativas, pero debo decir que a mí personalmente, me ha gustado mucho. El film fue, por lo visto, bastante polémico cuando se estrenó a finales de los setenta y bueno, razones quizás no le faltaron, puesto que a pesar de no ser muy explícito, ni gráfico, sí es un tanto fuertecillo, sobre todo en la plasmación de una injusticia social tan demoledora que incluso sigue estando presente a día de hoy, la cual lógicamente, critica de manera muy acertada. La película es un drama judicial, durante la mayor parte de su metraje, aunque incluye ciertas gotitas del cine exploitation tan de moda durante los setenta (de ésos en los que una indefensa víctima sufre violentos abusos sexuales y posteriormente se toma la revancha, para gusto de los espectadores), al estilo de "La última casa a la izquierda" o "La violencia del sexo", por nombrar dos de las más características de este subgénero, aunque por supuesto "Lápiz de labios" dista mucho de la visceralidad de este tipo de producciones grindhouse

Kathy, la hermanita pequeña de Chris (una debutante Mariel Hemingway)

El perturbado Gordon Stuart (soberbio Chris Sarandon)
El film nos presenta a una atractiva y preciosa modelo publicitaria, Chris (Margaux Hemingway), que es la imagen para una popular campaña de un lápiz de labios (de ahí el título del film). La joven vive con su hermana menor, Kathy (Mariel Hemingway) y lleva una vida estable y sin mayores complicaciones. Pero un día, invita al profesor de su hermanita a su apartamento (Chris Sarandon), el cual resulta ser un perturbado de mucho cuidado, que la agrederá y violará sin mayores contemplaciones. La pobre mujer denuncia el caso, como es lógico, pero el proceso judicial no será nada fácil, pues (y aquí nos encontramos con el lado más retorcido y bochornoso de la representación de la sociedad) el jurado tiende a ver normal el hecho de que una mujer por el hecho de ser sexy y provocativa (encima su profesión va relacionada con ser un "objeto de deseo"), va pidiendo a gritos que un chiflado la ate, la golpee y la viole. Algo que debería ser de ciencia ficción, pero que lamentablemente se ve más de lo que se cree en nuestra realidad y que supone un aspecto genialmente retratado y criticado en la película. 

Cuidado con meter desconocidos en casa

Una angustiante escena de violación
El tramo final corresponde al esperadísimo ajuste de cuentas y ¡ojito!, placer culpable, ver a Margaux Hemingway bellísima, vestida de rojo intenso, portando un rifle en plan ángel vengativo, ha supuesto para mí un auténtico deleite visual, esa imagen debería de ser un icono de la exploitation setentera con todo merecimiento. Comentar del film que en resumidas cuentas me ha convencido en prácticamente todos los aspectos. El argumento es sólido, presenta una historia cruel, una escena de violación no explícita pero que no lo necesita para que se porte morbosa, angustiante y que te deje con una sensación de mal cuerpo inevitable, un ritmo apropiado para que no aburra en ningún momento y unas interpretaciones yo diría incluso que más que simplemente decentes. A destacar al dueto Hemingway, Margaux y Mariel (esta segunda debutaba con 14 añitos en la gran pantalla), hermanas en la vida real y nietas del famoso escritor Ernest Hemingway. Ambas realizan sus respectivos papeles de forma muy realista y acertada, realmente yo me las creí al cien por cien. 

Así acaba la pobre Chris tras la agresión

¡El juicio se las trae!
Posteriormente Mariel sí llegó a conseguir cierto éxito en el mundillo de la interpretación (sobre todo en los ochenta), éxito que no acompañó a su hermana mayor Margaux, una auténtica lástima, porque esa mirada felina acabó apagándose en 1996 tras suicidarse víctima de una sobredosis. Hay que señalar también la excelente labor de Chris Sarandon (para mí un gran actor, véase sin ir más lejos la gran "Noche de miedo"), como perturbado villano, al que es extremadamente fácil cogerle asco (¡pero asco!), y la muy loable participación de la veterana y oscarizada Anne Bancroft, haciendo de abogada defensora de la martirizada protagonista. Sin más ni más, considero que "Lápiz de labios" es una película enormemente recomendable, como drama es la mar de efectivo y como exploitation (a pesar de no serlo en sí) creo que contentará a todos los amantes de los films sobre violaciones y posteriores venganzas. Palabrita del niño Jesús. A mí me encandiló más de lo que me esperaba, así que le dedico un merecido aplauso. 

Anne Bancroft ejerciendo de abogada defensora

*MI MOMENTO FAVORITO: el esperadísimo ajuste de cuentas. Ya lo he dicho, Margaux Hemingway de rojo y con el rifle, ¡diabólicamente bella!

Cuando la justicia falla...

No hay comentarios:

Publicar un comentario