lunes, 5 de octubre de 2015

Arrebato (1979) de Iván Zulueta



No se puede ir de cultureta rompedor
sin enseñar algún desnudo gratuito
Señoras y señores, ante ustedes uno de los mejores ejemplo de film mierda (roñoso, ponzoñoso, repugnante e insoportable) cuyas ''pajas'' mentales de los listillos intelectuales hipsters y de psiques superiores, han convertido en una pieza de culto para pues eso, los cuatro listillos intelectuales hipsters y de psiques superiores, pero la verdad es que sigue siendo una gran mierda, y de las grandes, de las que dejan atorado el inodoro más de una semana. ''Arrebato'' es un bodrio de tres pares de cojones, yo no sé como tuve las santas agallas de tragármelo entero, ¡enterito!, casi dos putas horas de aburrimiento infinito, con una historia esperpéntica, ridícula y de digno homenaje al caballo (al que, según determinadas sospechas, debieron de consumir alguno que otro de los miembros del equipo técnico, porque manda huevos confeccionar semejante castaña). 

Haciendo el canelo con el proyector

Un drogata haciendo el gili
''Arrebato'' va de, bueno, ¿de qué va?, realmente poco importa, no va de nada, tres subnormales que se ponen a experimentar con una puta cámara de Súper 8 (u otro formato amateur del estilo, no me acuerdo exactamente), a rodar mierdas de películas caseras, y que por obra del espíritu Santo (o de una sobredosis masiva, lo que vendría a ser más común viendo el desorden de lógica presente), estos subnormales acaban tragados (sí, literalmente) por la propia camarita de marras. Los cuatro filósofos más listos que el resto, sacan a relucir sus argumentos y pantomimas para defender este atentado al buen gusto y a lo que se puede llamar cine, para atribuirle un razonamiento filosófico (sí, valga la redundandia, que yo como no un intelectual, pues ando escaso de vocabulario) diciendo no sé qué mierdas de como la cámara ejerce un efecto vampírico sobre los personajes y ese ''vínculo'' referencial que efectúa con respecto al espectador, su psicología y su no sé cuantas gilipolleces más, o sea los típicos argumentos pueriles que algunos utilizan para ''defender'' una cochambra ''cultureta'' para diferenciarse de los lunáticos rarunos que pueden llegar a disfrutar con un cine más convencional. 

El mismo drogata haciendo más el gili si cabe

En lo personal, yo, como persona de a pie normal y corriente que ve el cine como medio de disfrute escénico y de evasión y entretenimiento, opino que algo que no se le puede perdonar a este medio es matar de aburrimiento al espectador ofreciendo un argumento, bueno un no-argumento (porque ''Arrebato'' no presenta ni una estructura narrativa que pueda ser denominado como tal), y potenciando el sufrimiento más insoportable y la tortura más atroz sobre sus retinas. Así que, por lo tanto para mí ''Arrebato'' es una gran basura, un mojón tan infame que con todo merecimiento se encuentra condenado al más absoluto de los olvidos (pasto de recuerdo por parte de algún recóndito programita ''cultureta'' de ''La 2'', en una franja horaria en la que ni los espectadores de la Teletienda estarían despiertos). ¡Qué horror por Dios!, en serio, ¡qué horror!

Aquí el que no hace el subnormal no queda satisfecho

No hay comentarios:

Publicar un comentario