viernes, 30 de octubre de 2015

Scary Movie 2 (2001) de Keenen Ivory Wayans



Un exorcismo la mar de hilarante
El descomunal éxito que había cosechado ''Scary Movie'' dejaba bastante claro que habían dado en el clavo a la hora de explotar una nueva fórmula para arrastrar a los jovenzuelos con ganas de pasar un rato divertido, alocado y distraído, al cine y tan sólo un año después de la original, apareció esta secuela que, sinceramente, a mí me pareció un cagarro bastante grande. El mismo equipo técnico y la mayor parte del reparto de la antecesora, volvió a ponerse las pilas (o se suponía que al menos, ésa era su intención), pero la cosa quedó bastante pobre y es que desde mi punto de vista la secuela contó con un buen porrón de desaciertos que la sitúan muy pero que muy por debajo de la primera. El más claro de ellos es la exageración más rotunda y el abuso de un gag más zafio, más guarrete y en resumidas cuentas, más cansino. 

Un picaporte muy peculiar

En esta ocasión la historia adapta casi al dedillo el guión de ''The haunting (la guarida)'', añadiendo las consiguientes reminiscencias a otros films como ''Poltergeist'', ''La leyenda de la masión del infierno'', ''Lo que la verdad esconde'', ''13 fantasmas'' y la propia ''El exorcista'' (aprovechando la buena acogida que ésta había tenido en taquilla con el estreno de la versión extendida del director en el 2000), vamos que de fantasmas/posesiones y demás temas sobrenaturales va la cosa. 

El reparto de la original vuelve, con alguna que otra incorporación...

... como la de Tim Curry (el aterrador Pennywise de ''It'')
Pues bueno, exceptuando el prólogo, los cinco primeros minutos en los que se hace la parodia de ''El exorcista'', que me parece lo mejor del film con diferencia y lo único verdaderamente divertido (¡ojito a un graciosísimo James Woods como cura salidete!), el film como ya dije es bastante mierdero, básicamente pasado el prólogo ya mencionado comienza a ir en picado en una constante acumulación de chistes sin gracia que abusan de la chabacanería sin sentido como excusa para provocar nuevas oleadas de carcajadas. Vamos, lo que en la primera resultó ciertamente llamativo y en cierto sentido ''novedoso'' (al menos para las nuevas generaciones de adolescentes), en la segunda todo queda más errático y sin ganas. Una cosa que me descolocó mucho es que si en la primera la mayor parte de los personajes acaban muertos, ¿cómo es posible que ahora reaparezcan como si nada y sin ningún tipo de justificación? 

Un gatete muy peleón

Tori Spelling en una situación muy ¿comprometida?
Vale que la película es una coña constante, pero creo que omitir semejante detalle ya denotaba que el guión ya hacía agüitas desde el principio, y no digo con esto que el guión de su antecesora fuese muy inteligente, pero al menos fue más hábil a la hora de construir una buena parodia de los films a los que hacía referencia y dentro de su cachondeo, exitía algo de coherencia, lo cual ya en esta segunda no existe. ''Scary Movie 2'' es la prueba viviente de que no por intentar desmadrar las cosas, resultan más efectivas a la hora de resultar graciosas. Para mí esta secuela es un mojón de los grandes, es una clara oda a la estupidez más mundana, no es de extrañar que los hermanos Wayans se apeasen de la saga ya en la siguiente secuela que, curiosamente, es bastante mejor que esta basurilla, que menos desternillante (como su antecesora) es de todo.

Emulando a los ángeles de Charlie

No hay comentarios:

Publicar un comentario