jueves, 5 de junio de 2014

Coffy (1973) de Jack Hill



La enfermera Coffy (Pam Grier)
Todo un clásico del subgénero denominado blaxploitation, que tanto triunfó (y creó estilo) en los años setenta. El blaxploitation agrupó una serie de films que centraban sus bases en la propia exploitation (thrillers de bajo presupuesto, que no escatiman en violencia por un tubo, véase agresiones sexuales, crimen, drogas, sanguinarias venganzas,...), pero poseían la peculiaridad de que la mayoría de sus actores, en especial los cabezas de cartel, eran afroamericanos, claramente fue un subgénero dirigido a determinado público y en Estados Unidos se convirtió en un absoluto boom. "Coffy" fue uno de los films más representativos de este subgénero (se trata de hecho de una de las películas más adoradas por el señor Don Copión, Quentin Tarantino, y se nota que se ha... ejem... "inspirado" bastante en ella), porque aparte de que posee cada uno de los clichés que lo caracterizaron, le sirvió como vehículo para alcanzar la fama a su protagonista, la exuberante Pam Grier (diosa por excelencia de la blaxploitation y actriz de culto de serie B de la época). 

Coffy utiliza con los narcos, sus armas de mujer...

...para luego pasar a usar otras armas
El argumento de "Coffy" es bien simple y podría equivaler al de cualquier otro film protagonizado por Charles Bronson del tipo "El justiciero de la ciudad", aunque aquí la justiciera es una chica negra, la propia Coffy (Pam Grier). Ella es una enfermera y vive el drama de tener una hermana de tan sólo doce añitos, desintoxicándose tras haber estado muy enganchada a las drogas. Como la justicia no la ampara, Coffy decide ir en busca de los narcos que han sido los responsables de la adicción de su hermanita y por supuesto, darles su merecido, mediante técnicas muy poco ortodoxas. Para ello, se servirá de su sensualidad y atractivo y así cazarlos cual leona hace presa a una gacela, para concederles su ajusticiamiento. 

¡Que te meto, leche!

A la izda. Sid Haig (visto en "La casa de los mil cadáveres" y
Los renegados del diablo" de Rob Zombie) haciendo de villano
"Coffy" no posee ningún tipo de alarde técnico, ni una dirección muy experimentada, ni un guión precisamente currado (muchos de sus diálogos son de caerse para atrás), ni unas interpretaciones dignas de alabar, es, ni más ni menos, una película destinada para amantes de films de estilo, o para adoradores acérrimos de todo lo que tenga que ver con el psicodélico universo de los setenta, que deguste aquellas melodías tan características de su época y que sienta cierta nostalgia al presenciar peinados a lo afro y pantalones de campana. Así mismo no escatima en violencia y acción, para contentar a todo aquél que disfrute con estas historias acerca de venganzas macarras. La verdad es que "Coffy" es más llamativa por haber sido la potenciadora (a pesar de que ya existía algún otro ejemplo similar antes) de un estilo muy particular de hacer cine de serie B, que creó tendencia y que incluso a día de hoy, sigue siendo imitado por muchos (veáse por ejemplo, repito, el propio Tarantino, que creció viendo pelis de este estilo y empapándose bien de como funcionaban sus engranajes). En mi opinión, es una peli entretenidilla, nada especial ni destacable, pero dentro de su estilo, es de lo mejorcito, y bueno como yo comulgo mucho con estas pelis acerca de venganzas bestiajas, pues me pasé un rato distraído viéndola.  

''Este es el final de tu podrida vida, traficante de mierda''

*MI MOMENTO FAVORITO: ése en el que el desgraciado de Omar (Sid Haig) intenta violar a Coffy (Pam Grier) y ella le dará su oportuno y merecido escarmiento. 

Éste se va a enterar de lo que vale un peine

No hay comentarios:

Publicar un comentario