jueves, 12 de junio de 2014

El abominable Dr. Phibes (1971) de Robert Fuest



El Dr. Anton Phibes (Vincent Price)
Una película verdaderamente fascinante, todo un clásico del género, que además resulta una inteligente mezcla entre thriller, terror y mucho humor negro (pero nunca llegando a caer en el ridículo). El film nos cuenta la cruel venganza que desempeña el protagonista, el Dr. Phibes (un deslumbrante e increíble Vincent Price), contra los nueve responsables (todos relacionados con el mundillo de la medicina) de la muerte de su esposa (la guapísima Caroline Munro -en su debut oficial, si no me equivoco). Total que el pobre esta muy pachucho, desfigurado y hecho una mierda, pero como posee un intelecto de la virgen, se las maquina -con la ayuda de una fiel ayudante llamada Vulnavia (Virginia North)- para ir cargándose a los asesinos de su difunta mujer. Y aquí radica la gracia y originalidad de "El abominable Dr. Phibes"

Phibes rememorando a su difunta esposa, Victoria (Caroline Munro)

Empieza la venganza de Phibes
¡Mensajito para todos aquéllos que en su día dijeron que "Saw" era una peli original!, aquí ante nosotros tenemos a un personaje que antecedió a Jigsaw (o Puzzle como se llamó en España) más de treinta años. Aquí el Dr. Phibes ya experimentó con retorcidos mecanismos para provocarle a sus víctimas dolorosísimas y agónicas muertes. Bueno, no hay más que ver de dónde se sacaron los creadores de "Saw", la idea de utilizar una máscara como instrumento para aplastar cabezas (uno de los objetivos de Phibes, encuentra así la muerte). Por no hablar de otro instante en el que se precisa de una operación quirúrgica, para extraer una llave insertada en el interior de un cuerpo humano, como medio para salvar la vida del mismo. ¿No os suena eso?, ¡Ay, madre mía,  que a cualquier cosa la llamamos original hoy en día!

Una máscara mortal, ¡literalmente!

Vulnavia (Virginia North), la fiel ayudante de Phibes
La cuestión es que la película es todo un prodigio, tanto argumentalmente hablando, como técnicamente (la fotografía, la decoración, todo denota un gusto escénico envidiable y apoteósico). La historia mezcla un poco el concepto que también fue base del giallo italiano que estaba viviendo su máximo momento de esplendor en ese precioso momento; el hecho de representar cada asesinato como una grotesca y sanguinaria obra de arte; y es que "El abominable Dr. Phibes" muestra un buen puñado de muertes, la mar de atractivas visualmente. No sólo en la ejecución de las mismas, la película denota originalidad e inspiración, sino en su propio planteamiento, pues Phibes ha ideado cada una de ellas tomando como referencia las plagas bíblicas que asolaron Egipto, y en base a lo ocurrido en los textos sagrados, él irá procediendo a preparar las sucesivas trampas mortales a sus odiados objetivos. 

Asesinado ante las narices de la policía (una muerte muy cachonda)

Phibes someterá a su enemigo Vesalius (Joseph Cotten),
a un arriesgado y tenso desafío para salvar el pellejo
No obstante, la peli no es excesivamente gore ni visceral, ni nada por el estilo, de hecho, como ya he comentado antes, está ligeramente suavizada con toques de humor negro, muy bien traído y utilizado convenientemente; sobre todo a la hora de realizar un poco la caricatura de la figura de los policías, incapaces de pararle los pies al psicópata que se burla de ellos en sus mismas narices, punto referencial muy importante para la construcción del posterior thriller americano (véase "Seven"). En la labor actoral, por supuesto destaca Vincent Price, que está sublime, de hecho se suele señalar que éste es el papel más memorable de su carrera (en mi humilde opinión, todo lo que ha hecho Price es memorable), pero también es llamativo ver viejas figuras veteranas del Hollywood clásico, como Joseph Cotten (como principal enemigo del malvado Phibes) o el oscarizado (por su papel en "Ben Hur") Hugh Griffith. Amén de la minúscula, pero imprescindible, aparición de esa arrebatadora belleza que fue, es y será, Caroline Munro. Si a todo esto le sumamos lo más importante; que además la película es muy entretenida, pues lo tenemos todo a favor para nuestro disfrute como espectadores. En serio, "El abominable Dr. Phibes", una solemne joya; original, imprescindible y encantadora. 

El verdadero rostro del Dr. Phibes

*MI MOMENTO FAVORITO: el asesinato de la enfermera Allen (Susan Travers). Phibes le vierte en la cara una sustancia pegajosa que provocará que la devoren un puñado de langostas. 

Paso 1, derramar esa porquería sobre el rostro de la víctima
Paso 2, las langostas ya hacen el resto

No hay comentarios:

Publicar un comentario