lunes, 2 de junio de 2014

El buque maldito (1974) de Amando De Ossorio



Kathy (Blanca Estrada, más tapada de lo habitual)
El gallego Amando De Ossorio decidió seguir sacando tajada de la rentabilidad que le seguía dando su saga de culto protagonizada por la horda de zombies templarios ciegos, confeccionada por la mierdera y chapucera "La noche del terror ciego" y la superior y muchísimo más correcta "El ataque de los muertos sin ojos", las cuales se convirtieron en piezas cumbres del cine fantástico y de terror español. Pues bien, aquí apareció con la tercera parte, una especie de secuela que en sí argumentalmente no guarda ningún tipo de relación con las dos anteriores películas (salvo por supuesto, la presencia de los zombies templarios). Desde Bouzano, el pueblecito portugués donde tuvo lugar la acción en las dos partes anteriores, aquí la trama se traslada al interior de un buque tenebroso que navega en alta mar, con los propios zombies a bordo. 

Noemí (Bárbara Rey, en su época de apogeo)

El buque maldito
La peli arranca con dos modelos muy guapas (una de ellas, el icono erótico de la época, Blanca Estrada), perdidas en medio del océano en una pequeña lancha. Su presencia allí es debido a una treta publicitaria organizada por la agencia para la que trabajan. Pero a todo esto, aparece el siniestro navío del título (como si fuese el mismísimo Triángulo de las Bermudas) y ambas deciden abordarlo. Por supuesto, de él no salen vivas y por consiguiente desaparecen. Así que un grupito de personas, compuesto por los directores de la agencia, un científico, un matón y otra escultural modelo (nada más y nada menos que Bárbara Rey -que resulta ser la amante lésbica del personaje de la Estrada, ¡hay que ver lo que le molaba a la Rey el rollo bollo!-), parten en su búsqueda, con la intención de averiguar su paradero. Lo que encontrarán será el buque maldito, y por supuesto, se convertirán en nuevas víctimas sangrientas del ataque de los perversos zombies templarios. Sin lugar a dudas, "El buque maldito" es una peli un tanto rara. 

Noemí y Kathy dándose arrumacos

Los protas a bordo de la siniestra embarcación
No se ofrece ningún tipo de explicación que justifique cómo es posible que los malvados espectros de los monjes templarios hayan aparecido de golpe y porrazo a bordo de un buque que va a la deriva por el océano. Así mismo podemos comprobar que el guión es bastante ridículo, y se limita a presentar meras excusas para hacer que los personajes protagonistas acaben a bordo de la embarcación que da nombre al título, y así que puedan ir teniendo lugar los oportunos sucesos que irán construyendo la película. En mi opinión, la película pierde mucho, pero mucho si se la compara con la película que la precedía, "El ataque de los muertos sin ojos", aunque nada tiene que envidiarle al film que hizo arrancar la saga, "La noche del terror ciego", el cual insisto, me parece una puta mierda, porque dentro de lo ilógico y de lo cutre, "El buque maldito" me resultó bastante más ameno que dicho bodrio. No quiero decir que esta película sea buena, porque la verdad, dista mucho de serlo, pero sí que al menos se marca un cierto toque de interés, por el mero hecho de incorporar un cambio tan radical de escenario. La pena es que la realización se ve ciertamente apagada, el director no supo aprovechar o sacarle el partido debido al nuevo escenario de la acción y por lo tanto es bastante difícil tomársela en serio. Aparte, desde el punto de vista visual, sí que se nota que sale peor parada, porque luce bastante menos atractiva que los films que la preceden. 

Los zombies templarios empiezan a atacar a la peña

Bárbara Rey presa del pánico
No obstante, a mí me pareció entretenida y distraída. A destacar la presencia en el film de bastantes caras habituales en el terror fantástico español, como Jack Taylor o Maria Perschy, y de dos figuras que dieron mucho que hablar durante la época del destape, como son Blanca Estrada y la, a día de hoy, presencia indiscutible de diversos programas de tele basura, Barbara Rey (cuando gozaba de una exquisita popularidad). Sinceramente creo que Barbara Rey es la que más destaca en el apartado actoral, tal vez porque sea la más llamativa del elenco, y también porque desde mi punto vista se curra durante su performance, sus dotes de scream queen de manera simplemente eficaz. Es curioso ver como, a pesar de las pautas establecidas en la saga (y de la época en concreto en la que se filmó), "El buque maldito" es un film en el que escasea bastante la violencia y el gore (no como en sus antecesoras) y también el erotismo (únicamente se presencia una tímida y contenida escena semi-lésbica entre la Rey y la Estrada, muy poco picantona). En resumidas cuentas, es un film muy flojo y en el que se nota en exceso su falta de presupuesto; carece de una dirección ágil y es descafeinado y light como él solo. A pesar de todo, es entretenido y alguna que otra escenuca puede ser plato de buen gusto para todo aquél al que le molen las películas de terror-fantástico españolas de este período concreto tan fructífero para la producción de las mismas. Yo insisto, a pesar de la estima que le tiene, me parece mucho peor, más ridícula y más aburrida, "La noche del terror ciego".

Los muertos surgen del mar

*MI MOMENTO FAVORITO: la escena de la muerte de Noemí (Bárbara Rey).

De lidiar con zombies mugrientos, a lidiar con los de "Sálvame"

No hay comentarios:

Publicar un comentario