domingo, 8 de junio de 2014

El innombrable (1988) de Jean-Paul Ouellette



El grupito de coleguis haciendo planes para la noche
"El innombrable" no es ninguna maravilla, eso está claro, pero para mí es un muy destacable film de terror ochentero de bajo presupuesto (por supuesto, como siempre digo, teniendo en cuenta sus limitaciones). La verdad es que me recordó, en cierto sentido, a esa otra extraordinaria peliculita de terror ,"La noche de los demonios". Las similitudes entre ambas son varias; véase a un grupo de adolescentes como protagonistas encerrados en un viejo caserón de pasado turbio y terrible, siendo víctimas de un extraño mal que los va eliminando uno por uno. "El innombrable" no es una producción destacable a nivel visual (como "La noche de los demonios"), pero sí que es una película muy artesanal, con efectos especiales muy de andar por casa, pero muy bien conseguidos y una historia simple destinada a un público concreto. Los elementos que la forman, como ya he señalado, son muy típicos de cualquier película de terror para adolescentes, estructuralmente muy similar a cualquier slasher de la década. 

La idea de pasar la noche en una casa siniestra parece muy divertida...

...hasta que la peña empieza a morir, ¡claro!
Pero los fans de este tipo de films, es lícito volver a recalcarlo, no pedimos más (la ensalada siempre es buena si se hace un buen uso de los ingredientes). La ambientación de la película es genial, la casa oscura consigue atemorizar y esa fotografía tétrica aporta también lo suyo en esta cuestión. La dirección (dentro de la modestia) está correctamente ejecutada y el hecho de mantener al monstruo en misterio hasta el final es un gran acierto (el error está en la carátula que te muestran como tal a este innombrable y te joden la sorpresa). Vuelvo a destacar el uso de los efectos especiales, muy de los ochenta, por lo tanto 100% caseros; muñecos de látex, sangre falsa, etc.; ideal para que los nostálgicos de la década quedemos bien saciados de la maestría técnica preinformática y de buen gore no pixelado. La historia, como bien sabrá todo aficionado al género, está ligeramente inspirada en un cuento de H. P. Lovecraft, del que se toma contados elementos en pro de adaptarla al cine de terror de moda ochentero, al darle un rollo más juvenil. 

El magreamiento nunca está de más...

...pero ya sabemos que eso en estas películas es peligroso
Aún siendo típica, la peli entretiene gracias a que el ritmo en general no decae y que además es muy cortita (ronda los escasos 80 minutos de duración). Todo en cojunto nos deja como resultado, un pequeño clásico de serie B de los ochenta, con todas las características propias de esa década tan maravillosa y un buen puñadete de escenas, que si bien no pasarán a la Historia del Cine (ni falta que hace) resultan memorables. Un film discreto, de una época genial, muy entretenido y sorprendente en ciertos aspectos. Cuando la vi, hace ya unos años por el canal "Calle 13", pensé que iba a ver una película casposa y ridícula y me llevé una grata sorpresa, el film me dejó más que satisfecho. Una excelente opción junto con "La noche de los demonios" para hacerse un especial Halloween con sabor ochentero.

Estos pobres intentan escapar de una pieza de la casa

*MI MOMENTO FAVORITO: la escalofriante aparición del innombrable. Aunque la batalla final resulta un poco "flojilla", el maquillaje del bicho a mí me mola un huevo, ya quisiera meter ese canguelo cualquier efecto digital de hoy en día. 

No iba a poner una foto del bicho, pero de todas
formas la carátula ya jode la sorpresa así que...

1 comentario:

  1. Tomi ¿Y esta como puede verse? Sabes de algún método... ejem... ejem...?? Pienso que podría resultarme muy entretenida e interesante jejeje

    ResponderEliminar