jueves, 21 de abril de 2016

Trans Gen, los genes de la muerte (1987) de Jeffrey Obrow, Stephen Carpenter



El científico chiflado, Dr. Lloyd (el oscarizado Rod Steiger)
Una joyita de terror de serie B ochentero que mezcla la temática clásica del mad doctor con tintes de suspense y ramalazos de monster movie, todo envuelto en una aire que evoca mucho a Lovecraft. El film dentro de su modestia posee, desde mi punto de vista, una calidad muy aceptable, sobre todo en o referido a su puesta en escena y el diseño de sus efectos especiales. La historia va acerca de una científica (la novedad, el mad doctor aquí es del género femenino), en su lecho de muerte, le hace prometer a su hijo del alma, que irá a la mansión familiar y que destruiría un experimento del que ella fue causante y del que se siente profundamente arrepentida. El chico, por lo tanto, acudirá al lugar para cumplir los deseos de su mamá, pero lo que se encontrará allí será un espectáculo la mar de dantesco. No irá solo, pues lo acompañarán un grupete de amigos que irán viviendo en sus carnes los sangrientos efectos que provocará este siniestro experimento. 

Un experimento muy peligroso

¡Qué dolor, pobrecita!
Monstruos, mutaciones, gore, una ambientación bastante espeluznante, una sombría fotografía y un ritmo potente que logra enganchar son los elementos que definen ''Trans Gen, los genes de la muerte'', dirigida por el dúo Stephen Carpenter y Jeffrey Obrow (ambos también responsables de otra bizarra rareza ochentera, el slasher ''Dormitorio sangriento'') y en la que encima destaca la presencia del oscarizado actor Rod Steiger, aportando un toque de distinción dentro del reparto. A mí me gustó bastante, dentro del amplio panorama de la serie B de los ochenta, me parece de lo más recomendable, sobre todo para los nostálgicos de la década. 

Mutación muy lovecraftiano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada