viernes, 1 de abril de 2016

Cambio de sexo (1977) de Vicente Aranda



El joven Jose María (Victoria Abril) se siente mujer
Una de esas películas españolas marcadas por su espíritu transgresor, polémica y controvertida, no era para menos. La producción se tuvo que retrasar cinco años, y es que no fue hasta la muerte de Franco cuando a Vicente Aranda le permitieron llevarla a cabo, y era lógico. Seguro que la sociedad de la época en nuestro país, o al menos gran parte de ella, pondría el grito en el cielo al ver esto en su estreno, no obstante, ya se sabe, lo rompedor, lo provocador llama la atención y fue un gran éxito que además, sirvió de potenciadora de la fama de Bibi Anderson. La peli trata el tema de la transexualidad (no homosexualidad, que hay gente que todavía confunde ciertos términos por evidente ignorancia), adaptando una historia real acerca de un muchacho (interpretado por una jovencísima Victoria Abril) que se siente del sexo femenino. El pobre chico sufrirá lo suyo, el rechazo de su entorno, de su padre fachorrón y en resumidas cuentas de prácticamente toda la sociedad que le rodea, sin comprenderle. 

Esta transexual (Bibi Andersen) será su gran apoyo

Bibi anima a Jose María a operarse
Su mentora será una artista de variedades (Bibi Andersen), la cual se convertirá en su principal apoyo y que le ayudará a dar el paso definitivo y transformarse en la mujer en la que siente. La película a día de hoy es muy difícil de localizar, es una rareza que únicamente fui capaz de localizar a través de Internet en una copia de malísima calidad seguramente extraída de un gastado vídeo Beta de hace más de treinta años, lo cual impide bastante disfrutarla desde un punto de vista escénico. Creo que se merece cierta repercusión, aunque sea por el hecho de haber sido una película importante en ese camino de transgresión que vivió nuestro país a finales de los setenta. Aunque personalmente tampoco me entusiasmó, a día de hoy se ve un tanto desfasada y por momentos llegó a aburrirme un poco, pero como ya he dicho debido a su rareza creo que se merece la calificación de peli de culto nacional. Por cierto hay una escena en la que se ve un desnudo íntegro de Bibi Andersen, cuando todavía tenía ''asunto'', no sé si existía truco o fue real, la propia Bibi jugó mucho a la confusión, por eso fue un fenómeno mediático.

Jose María va convirtiéndose en Maria José

No hay comentarios:

Publicar un comentario