domingo, 7 de agosto de 2016

La invitación (2015) de Karyn Kusama



Una reunión de amigos aparentemente muy normal
Muchas veces he dicho eso de que no hay que dejarse guiar por las críticas, en especial cuando un determinado film ha cosechado comentarios positivos en su mayoría, eso conlleva a que uno se monte unas expectativas muy buenas de dicho film que, por lo general, al menos en mi caso, nunca se suelen cumplir. Y aquí tenemos este mojón soporífero, cosechador de no sé cuantos premios en festivales múltiples y alabado con críticas espléndidas para que el grupito concreto de hipsters de turno vaya diciendo que es una pasada y el no va más. Pues bueno, ''La invitación'' es un truño como una catedral, una de esas películas en las que en el 80% de su metraje no pasa nada y apresuradamente intentan dar un golpe de efecto al final del todo, siendo ya demasiado tarde para que el espectador que ya había desconectado hacía rato, vuelva a interesarse por lo acontecido en la trama. 

Pasan los minutos y aquí todo sigue igual

Los rarunos anfitriones de la reunión
Todo sucede en un único espacio, el interior de una casa en la que un par de anfitriones, bastante raritos, han invitado a unos amiguitos a una fiestuqui. El prota, es el ex-marido de la actual mujer del dueño de la casa y es el único que nota un ambiente raruno, como si algo no cuajase y eso es algo que también nota el público, sabes que algo va a pasar y en un principio, durante los primeros veinte minutos más o menos te pica la curiosidad de qué narices es lo que está por ocurrir. Parece ser que sus realizadores pretendieron imprimirle un ritmo pausado con la intención de acumular una tensión latente hasta que al final estalla el meollo de la cuestión, pero desde mi punto de vista erraron por completo. Vale, no está mal como recurso, pero sinceramente rellenar todo el metraje con paja insulsa, estúpidas conversaciones sin importancias y un montón de planos del protagonista poniendo cara de zombie, acaba aburriendo a las piedras. Además, lo que pasa al final se torna previsible desde el momento en que el anfitrión menciona de pasada el tema de las sectas, y hasta aquí puedo leer para no destripar más. 

El prota (Logan Marshall-Green) se pasa con la misma cara de zombie toda la peli

Sólo puedo decir que el desenlace también me parece una mierda, quisieron de golpe y porrazo meter una sobredosis de adrenalina y acción que se ve como esos fuegos artificiales que esperas con ilusión ver explotar en el cielo porque piensas que van a ser espectaculares con colores vivos y alucinantes y acaban siendo un mojón de destello fugaz. Pues eso, ''La invitación'' me parece una pérdida de tiempo, la típica mierda pretenciosa que a los cuatro cultitos de turno les dio por decir que es genial y ya se vende como el no va más; yo lo digo bien claro, desde mi punto de vista es un horror insoportable y para nada recomendable.

¿En algún momento pasará algo interesante?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada