miércoles, 19 de octubre de 2016

Asesinato en 8 mm (1999) de Joel Schumacher



El detective Welles (Nicolas Cage) viendo una ¿snuff movie?
Por comentarios que he podido leer acerca de esta película, debo decir que me parece que está infinitamente infravalorada. ''Asesinato en 8 mm'' me parece un excelente thriller, que nada le tiene que envidiar a otros que poseen críticas tan excepcionalmente positivas, como por ejemplo ''Seven'' (con la que comparte el mismo guionista, Andrew Kevin Walker). El film retoma un tema que ya habíamos visto en otras películas, véase la española ''Tesis'' de Alejandro Amenábar (para mí inferior a ésta, sinceramente), o sea se basa en esa aterradora ¿leyenda urbana? (yo creo que no) acerca de la existencia de la filmación de pelis snuff (o sea, con muertes reales ante la cámara). Se dice que existe un mercado que opera en la sombra que codicia este material, se dice que en las altas esferas dichas filmaciones son muy jugosas para las perturbadas mentes de aquéllos que todo lo pueden, ésa es la premisa de ''Asesinato en 8 mm'', terrible, realista y tensa. Protagoniza Nicolas Cage, actor que realmente no es santo de mi devoción pero que realiza una excelente labor como un policía que debe averiguar la supuesta autenticidad de una de estas pelis snuff, en la que una joven es acuchillada por un tipejo enmascarado, simulando inicialmente la filmación de una película porno. 

El joven Max California (Joaquin Phoenix) será el aliado de Welles en la investigación

¿Filmamos una película?
El tipo deberá hurgar en los bajos fondos, en los lugares más recónditos de peor categoría para localizar quienes filmaron ese material y destapar la oscuridad oculta tras dicho mercado de terror. Secunda un correcto Joaquin Phoenix (justo poco antes de terminar de despuntar con ''Gladiator'') y un plantel restante que cumple con creces con sus respectivas facetas actorales. La ambientación es magna, siniestra, oscura; la estética sucia y deprimente; el desarrollo engancha con suprema facilidad, el guión es sólido (puede que haya podido dar más de sí en alguna cuestión, pero cumple con las explicaciones) y la dirección de Joel Schumacher (director polifacético donde los haya) es la mar de solvente. El resultado, como ya señalé un gran thriller, repleto de suspense, acción y mal rollo, para poner en vilo al espectador, sobre todo por la seriedad del tema que trata y el que nos haga pensar que con casi toda seguridad, sea una escalofriante realidad oculta en la sombra del lado más repugnante de la humanidad. Ampliamente recomendable. 

¿Es un asesino real?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada