miércoles, 19 de octubre de 2016

Nekromantik (1987) de Jörg Buttgereit



Desgraciada víctima de un accidente
Realmente si vi esta película, no fue porque me atrajese en sí nada su historia, y mucho menos su calidad artística (de lo cual carece por completo), sino la mera curiosidad de ser tachado como uno de los films más asquerosos y abominables que se han filmado sobre la faz de la Tierra (siempre digo que hay que ver, para juzgar), y razón para los que postulan esto, no les falta, al menos es una de las cosas más repulsivas y estomagantes que he presenciado en mi larga trayectoria de cinéfilo (y he visto muchas bizarradas y asquerosidades). ''Nekromantik'' es un film inclasificable, pero de verdad, una pieza perteneciente a ese movimiento demonimado ultragore alemán, cuyo nombre ya lo dice todo; películas pasadas de rosca, no sólo violentísimas, sino incluso escatológicas, desagradables, dignas de propiciar arcadas y vómitos al por mayor, procedentes de Alemania y cuyo nombre representativo por antonomasia es el director de esta cinta, Jörg Buttgereit (no contento con hacer ésta, todavía brindó otras barbaridades como la secuela de la que nos ocupa o ''Schramm''). 

Un cadáver muy ''apetecible''

Esto es bastante enfermizo
¿De qué va esto? Pues vendría a contarnos una peculiar historia de amor, sí, una historia romántica entre una chica y un cadáver putrefacto. La joven en cuestión es una necrofílica, y su novio, que se encarga de recoger restos humanos de accidentes de tráfico y todo tipo de catástrofes, la satisface trayéndole a casa todo tipo de ''trofeos'' (ojos, vísceras, etc.) de las pobres víctimas, los cuales ella usa para jueguecitos sexuales. La última adquisición es un cadáver medio descompuesto, con el que ambos incluso se montarán un trío, en medio de fluidos repugnantes que, vale, aunque sepamos que la escena es falsa y que el muerto es de látex, creerme, da un ascazo que te mueres presenciar tal espectáculo. Yo siempre he dicho que me gustan las pelis políticamente incorrectas, o sea no lights ni que se queden a medias, incluso que utilicen sus toquecitos de gore, realizado con maquillajes currados y siempre si el argumento requiere de ello para fortalecerlo y complementarlo, pero una cosa es eso y otra es ''Nekromantik'', una película que se apoya en lo obsceno y guarro para existir. 

Un bañito después de una intensa sesión de sexo con un muerto

La verdad es que no sé ni como acabé de verla, en más de una ocasión sentí las ganas de quitarla, pero por cierta hombría me propuse finalizarla y lo conseguí, eso sí, con un completo gesto de desaprobación en mi rostro. No voy a ir de remilgado y decir qué tipo de películas se deben o no filmar (¡para nada!), siempre y cuando sea pura ficción lo que refleje en la pantalla, pero un film así no creo que sea del agrado de un público que presuma estar cuerdo. A mí me pareció una auténtica porquería, aparte de por lo cerda que es, porque es un coñazo y está filmada con el culo; claras muestras de un amateurismo pobretón chapucero y sin gracia, pero bueno, eso es lo de menos visto lo visto; no se la recomiendo absolutamente a nadie; ni ganas me quedaron de echarle un mínimo vistazo a su secuela.

¡Qué asquete, madre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada