lunes, 17 de octubre de 2016

Atormentada (1974) de Duccio Tessari



El desmemoriado Edward (Luc Merenda)
y su esposa Sara (Senta Berger)
Aquí tenemos todo un gran clasicazo del giallo italiano, sin lugar a dudas una pieza que con todo merecimiento colocaría en mi top ten del subgénero. Bueno, en realidad no llega a ser un giallo al cien por cien, aunque posee muchísimas de las características propias del mismo, en sí vendría a ser más bien un thriller, con tintes de suspense psicológico (con algo también de cine poliziesco, también muy común en Italia durante la década), aunque por supuesto la influencia giallística se hace más que evidente a lo largo de la trama. La historia trata sobre un hombre (Luc Merenda) que no recuerda quien es, no sabe ni su verdadero nombre, ni a qué se dedicaba, ni siquiera el porqué unos hombres le persiguen reclamándole algo supuestamente muy valioso que guarda en su poder y que les pertenece. El hombre descubre que está casado y acudirá a su esposa (la preciosa Senta Berger), la cual lo daba por desaparecido tras haber pasado un año sin haberlo visto, quien intentará ayudarlo a recuperar la memoria. 

¿Qué oculta el pasado de Edward?
La pobre Sara vivirá atormentada
Eso sí, el pasado del marido comienza a quebrantar su tranquilidad, pues este pasado oculta algo muy peligroso, incluso criminal. No tardará en ser acosada por un individuo que, tiene un asunto pendiente con el marido, y que está dispuesto a todo por saldarlo, hasta matar. La película es todo un torbellino, desde el principio no para de darnos sorpresas, consiguiendo enganchar con creces, hasta llegar a un final trepidante y frenético. Como ya dije, no se la podría clasificar como un giallo enteramente, porque en sí presenta una ausencia del esquema clásico del mismo, o sea aquí no hay un asesino misterioso que va matando mediante truculentos métodos a una serie de víctimas y el prota de turno tendrá que descubrir su identidad, no, lo que tenemos en un misterio que atormenta al personaje principal, lo cual deparará la presencia de un villano que sí, cuya identidad se mantendrá oculta hasta el desenlace. En cuanto a muertes y eso, puntualmente sí hay algún asesinato pero tampoco son el punto fuerte del film (aunque tampoco se corta a la hora de mostrar violencia, eso sí, tampoco desmedida ni desproporcionada) que se apoya más en el misterio y el suspense, aunque no se puede obviar la presencia de la característica navaja de afeitar como elemento de muerte en ciertas ocasiones. 

Siniestras advertencias

Las interpretaciones están correctas (en especial la heroína, Senta Berger, que se luce en especial en el tramo final), los giros argumentales muy interesantes -como siempre, hay cosas que no son lo que parecen, pistas falsas, etc-, el desarrollo es ameno y llevadero y en líneas generales la película cumple con lo requerido para, como ya señalé, posicionarse como un clasicazo de ese cine italiano setentero tan particular y deliciosamente retro que tanto se ha imitado en décadas posteriores. Desde mi puto de vista en una joyita imprescindible y afortunadamente no es difícil de localizar y conseguir. 

Así se está bien preparada para un ataque

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada