martes, 4 de octubre de 2016

La casa del pecado mortal (1976) de Pete Walker



El psicótico Padre Xavier Meldrum (Anthony Sharp)
Se ve que al realizador británico Pete Walker, no le caía especialmente en gracia el gremio de la Iglesia católica, porque plasmó una clara crítica negativa hacia la misma con esta película.  Tenemos aquí un auténtico clásico british, que  mostraba claras reminiscencias de lo que vendría a ser el ya inminente slasher americano (al igual que otro film del mismo director, ''Esquizofrenia'') y el cual por desgracia, es bastante desconocido. Estamos ante una bizarra pieza de culto entre los más devotos fans del cine de terror retro, una peliculilla digna de redescubrir por aquéllos que por motivos lógicos no hayan sabido de su existencia. El film trata sobre un perturbado sacerdote, el cual, siempre en el nombre de Dios, se propone limpiar el mundo de todo tipo de ''pecadores''. Ante sus ojos, claro, muchos que no comulgan con su ideal de pureza cristiana, merecen un cruel exterminio, y así irá procediendo a la par que acosa a la sufrida protagonista que, para colmo, intenta denunciar al cura sin que nadie le haga mucho caso y es que claro, el poder de la sotana es muy digno de respetar. 

Aniquilando en el nombre de Dios

El cura tiene mucha mala porra
Del film hay que destacar múltiples cosas, la primera su ambientación insana, sobrecogedora y espeluznante. Otro detalle son sus ciertas referencias a films clásicos del género, véase sin ir más lejos la propia ''Psicosis'' (salvando las distancias), así como ciertos giros argumentales ciertamente inesperados que levantan poderosamente el interés de la trama. En lo personal es una película que me gustó mucho, como film de terror está muy conseguido, incluso no se ahorra escabrosidad en las respectivas muertes, sin ser especialmente gore ni muy gráficas, son la mar de resultonas y violentas. Si algo no me cuadró del todo fue su abrupto final, hubiese preferido otro modo de concluir la historia, pero en líneas generales resulta una película altamente recomendable y sobresaliente en muchos detalles, a la par de bastante antecesora refiriéndonos al tipo de cine de terror que estaba a punto de plagar las salas de espectadores durante más de una década.

Dios nos coja confesados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada