miércoles, 26 de octubre de 2016

Miedo súbito (1952) de David Miller


 
La rica Myra Hudson (Joan Crawford) va a pasarlo bastante mal
Todo un clásico mezcla de thriller, melodrama y tintes de cine negro, que desfortunadamente ha caído un poco en el olvido. ''Miedo súbito'' es una película cuya baza fundamental es apoyarse en un trío actoral del lujo que llenan la pantalla, en medio de una trama de amor, intriga y asesinato, capaz de dejar pegado a la pantalla a cualquiera. Joan Crawford (magna como siempre) es una adinerada autora de teatro, de enorme éxito, que busca desesperadamente alguien que la ame. Aquí entran en juego Gloria Grahame y Jack Palance, la primera como la femme fatale cabrona y manipuladora y el segundo como el falso Don Juan que pretende camelarse a la Crawford para posteriormente despacharla y quedarse con su fortuna, para disfrutarla con la Grahame. Vamos, el libreto es el típico de conspiración por dinero, con una fiambre potencial que estorba y de la que un dúo de malvados se pretende aprovechar. Pero la vieja será bien avispada y se dará cuenta de los planes de los malos y por supuesto, con un par, no se lo pondrá fácil.

Los villanos, Lester Blaine (Jack Palance) e Irene Neves (Gloria Grahame)

Lester se camela a Myra
''Miedo súbito'' es un film que va in crescendo, empieza pausadita, haciendo que conozcamos a sus personajes y narrándonos la historia (realmente ficticia) de amor entre Palance y Crawford (bueno, ella se enamora de él; él pues tiene otros planes, claro), aunque desde el principio sabemos que algo no cuaja, quizás porque Palance no pega precisamente en el papel de galán romántico, se intuye que algo cabroncete es. A medida que el argumento avanza, el suspense va aumentado y con él la tensión, hasta llegar a un final frenético donde los haya. La película verdaderamente me parece muy buena, es una lástima que no tenga más repercusión, porque francamente me parece un clásico que merece la pena, posee un estilo muy parecido a Hitchcock, aunque quizás claro, como su director no ha conseguido una fama similar, esto haya contribuido a que no despuntase como tal. Destacar su espléndida fotografía en blanco y negro, muy contrastada, que ayuda a potenciar esa angustia que padece la protagonista. La Crawford fue nominada a un Oscar, ¡como para no, con lo que se curra su papel de víctima sufrida!, ¡con una sola mirada transmite una angustia inimaginable! En resumidas cuentas, que me parece muy pero que muy recomendable y absolutamente más merecedora de atención.

La cara de Myra refleja auténtica angustia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada