viernes, 20 de febrero de 2015

Angustia (1987) de Bigas Luna



El perturbado prota, John (Michael Lerner) y su no menos
enloquecida madre (Zelda Rubinstein, la enanita de ''Poltergeist'')
En muchas ocasiones he sido crítico con el cine de Bigas Luna (que en paz descanse), para mí, un cine monotemático, de mal gusto, zafio, sin ningún rasgo de actividad artística destacable; en resumidas cuentas, un cine falto de interés, reducido a contar la misma mierda de siempre, la cual parece extraída de una calenturienta y empedernida mente admiradora de lo obsceno. Pues bien, ''Angustia'' es algo aparte, realmente es la única película de este director español que puedo decir, no sólo que me ha gustado, sino que me ha parecido un experimento de lo más llamativo e interesante. ''Angustia'' es un film que delata que Bigas Luna tenía potencial para crear una historia original, que podía manejar otro género ajeno al erotismo y que encima era capaz de componer visualmente algo muy potente y atractivo. Lástima que se relegase la mayor parte de su filmografía a lo mismo de siempre, por lo que es habitualmente reconocido. ''Angustia'' es un fim de terror bastante tenso que precisamente, resulta muy efectivo a la hora de provocar lo que su título anuncia; angustia. 

Perturbador y atractivo plano animalesco

John es un psycho killer en toda regla...
Es una de esas piezas un tanto obsoletas que apuntaban que desde España se podía exportar cine de terror con clase y calidad. Eso sí, el señor Luna tenía clara su proyección comercial y optó por darle al film un aire típicamente americano, y aunque la peli la rodó en Barcelona, toda la ambientación (véase carteles, letreros y demás en inglés) está trucada y disimulada como si el film hubiese estado filmado en Estados Unidos, además de que la mayoría de los actores que configuran el reparto (salvo alguna excepción, como Ángel Jové -fetiche de Bigas Luna-) son americanos. La historia es la mar de llamativa, una especie de mezcla de film fantástico, con tintes de giallo italiano, slasher americano (era la moda impuesta por antonomasia en el género), thriller psicológico e incluso toques de terror adolescente (Bigas Luna no era tonto e hizo un refrito, muy personal eso sí, de lo que prevalecía en el género en dicho instante). 

...y su predilección son los ojos humanos

Su madre ejerce una siniestra influencia sobre él
El conjunto es muy loable, el punto de partida nos muestra la extraña relación de un oftalmólogo (magnífico Michael Lerner) con su madre (Zelda Rubinstein, la eterna enanita de ''Poltergeist'', la presencia más memorable del film). Él tiene una peculiar obsesión, le encanta coleccionar ojos y por las noches, condicionado mediante hipnosis por su perturbada madre, sale por ahí con el afán de ir aumentando su particular colección, no pudiendo ser de otra forma que haciéndose con nuevos ojos tras arrancárselos a desafortunadas víctimas con las que se va encontrando. Este psicópata se mete dentro de un cine e irá haciendo una soberana escabechina sangrienta con los despreocupados espectadores. De pronto vemos como el film da un giro sorprendente cuando presenciamos como esto realmente, es el argumento de una película que un grupo de personas están viendo en un cine. Ciertamente influenciada por la magna ''Demons'' de Lamberto Bava, los acontecimientos ocurridos en la ''película ficticia'' irán haciendo mella en el comportamiento de algún que otro espectador de la sala, llegando a producirse una especie de conexión bizarra entre lo ocurrido en la ''pantalla'' y en la ''realidad''. 

La pobre Patty (Talia Paul) pasará un rato malísimo en esa butaca

Cine dentro de cine
Al final se acabará mascando la tragedia. Decir pues de la película que, sin lugar a dudas, resulta un experimento la mar de notable. Como film de terror es solvente al cien por cien, está magistralmente filmado y ambientado, lo cual me ha sorprendido gratamente, jamás me imaginé que Bigas Luna hubiese sido capaz de desempeñar una labor tan magnífica dentro de un género al que no estaba precisamente arraigado. Destacar el aumento de tensión muy bien elaborado que se va provocando a medida que va avanzando el argumento, si bien es cierto que, quizás, el clímax final decaiga un poco (no excesivamente), pero en resumidas cuentas considero que ''Angustia'' sale lo suficientemente bien parada como para ser catalogada como un clásico peculiar y curioso dentro del cine de terror (y más procediendo de nuestro país, muy poco habituado por aquel entonces a la elaboración de cine de este género). 

La mente de este espectador (Angel Jové) se verá severamente afectada por la película...

No le falta además truculencia, ciertas dosis de gore (no excesivo, pero sí resultón) muy deudor del giallo (como ya señalé anteriormente, -el tema de la obsesión por los ojos me recordó un tanto a Lucio Fulci-), amén de su estilo ochentero tan marcado y exagerado (copiando el modelo de peli teen americana del momento) que a mí, pues me fascina. En resumidas cuentas, estamos ante una peli muy recomendable y ciertamente original (de lo que viene a escasear hoy en día alarmantemente), y pues, tengo que decirlo, también es la única película de su director que me parece digna de visionar.

...hasta extremos psicopáticos

*MI MOMENTO FAVORITO: el tenso instante en el psicópata (Ángel Jové) confunde su realidad con los hechos ocurridos en la película y la lía parda en el cine. 

Realidad y ficción se mezclan

No hay comentarios:

Publicar un comentario