martes, 7 de julio de 2015

El apartamento (1960) de Billy Wilder


 
El pringadete del prota C. C. Baxter (Jack Lemmon) en su apartamento
''El apartamento'' es otra de esas grandísimas películas que Billy Wilder entregó al Séptimo Arte a lo largo de su carrera. Un film divertido, tierno, triste, encantador, emotivo; un magno lazo trazado entre la comedia y el drama, ''El apartamento'' es simplemente una película genial. En pocas ocasiones estoy de acuerdo, como se puede notar, con los más puristas que suelen defender las obras del ''maestro'' de turno, en base a su reputación, pero en el caso que nos ocupa, tengo que estar del lado de las supremas críticas que ha cosechado esta maravillosa película. En ella se nos relata la historia de un pringadete de mucho cuidado, C. C. Baxter (Jack Lemmon), un tipo al que no le importa vender su dignidad para escalar puestos en el terreno laboral.

El prota currando hasta tarde en la oficina

El apartamento de Baxter sirve de picadero
para los ligues de sus superiores
Trabaja en una compañía de seguros y es un empleado como tantos otros, sin embargo, gracias a los favores que les presta a sus superiores, dejándoles su apartamento, al que acuden éstos con sus respectivos ligoteos, ve la posibilidad de ir ascendiendo, eso sí, como ya dije antes, a consecuencia de la ausencia de su dignidad personal. Sin embargo un día, la situación da un giro radical, será cuando su jefazo absoluto, Jeff Sheldrake (Fred MacMurray, el recordado prota de ''Perdición'') requiera el uso de su apartamento, para acudir con su cita, la ascensorista del edificio donde Baxter trabaja, la Srta. Kubelik (Shirley MacLaine). Será entonces cuando Baxter descubrirá que esta perdidamente enamorado de la chica, y el sentimiento podría ser recíproco a la par de los sucesos que van a ir teniendo lugar.
 
Baxter con la tierna srta. Kubelik (Shirley MacLaine)

El jefazo de Baxter, Jeff Sheldrake (Fred MacMurray)
La película funciona a la perfección en todas sus facetas, tiene tramos divertidísimos, aunque nunca pierde el sentido de la realidad, otros la mar de emotivos, en los que no falta su punto dramático, posee su toque de comedia de enredos y por supuesto, de romanticismo (afortunadamente, nada excesivamente pasteloso). Cada elemento está perfectamente dispuesto construyendo una trama perfectamente elaborada y muy entretenida. El film fue galardonado con 5 Oscars, incluyendo la categoría de mejor película, para mí una elección totalmente acertada, pues el film a día de hoy sigue luciendo magno y para nada desfasado. Wilder también se llevó su correspondiente estatuilla al mejor director, premio que ya me hace dudar un tanto acerca de su mérito.
 
La srta. Kubelik es el rollete de Sheldrake

No me malinterpretéis, por supuesto que era un magno realizador y un genio del Séptimo Arte, pero ese mismo año se encontraba el mismo Hitchcock disputando la categoría por ''Psicosis'' y bueno, si me tuviese que decantar desde mi punto de vista, el trabajo del maestro del suspense es inconmesurable y los de la academia siempre se lo menospreciaron, no premiándolo nunca con un Oscar. Apreciaciones personales aparte, ''El apartamento'' se ha instaurado como uno de los trabajos más sobresalientes de su director, ciertamente es una obra maestra de tomo y lomo, un film intemporal y precioso, con unos personajes deliciosos y conmovedores y un uso del sentido del humor exquisito y elegante. En resumidas cuentas, es una película imprescindible, digna de seguir visionando con el paso de los años.

Baxter frente a la prole que requiere la llave de su apartamento

No hay comentarios:

Publicar un comentario