lunes, 7 de noviembre de 2016

A Serbian Film (2010) de Srdjan Spasojevic



El protagonista, el ex-actor porno Milos (Srdjan
Todorovic), es un entregado padre de familia
Bueno, desde luego es una película muy difícil de comentar, en especial porque creo que pocas han generado tanta controversia y polémica como este film serbio, como bien delata su título muy convenientemente elegido. De la película se ha dicho de todo y muy poco bueno, que es obscena, que es asquerosa, que es abominable, que está destinada para degenerados, que potencia la pedofilia, ¡sí, parece increíble, pero he llegado a leer críticas que postulan semejante cosa! A ver, me voy a mojar, y lo voy a hacer muy tajantemente. El film, pues una vez visionado es lógico que algo se te revuelva dentro, no ya porque enseñe gore o escenas fuertes no, fuertísimas, sino más bien, y esto creo que es la clave de todo, porque es realista como pocos he visto. Sinceramente si admiro algo de esta pieza es por la osadía de su director a la hora de arriesgarse a contar una historia así. El señor Srdjan Spasojevic (jamás sabré pronunciar dicho nombre) agarró una historia de clara denuncia (si alguien ve apología de lo que se muestra aquí, creo que es quien debería replanteárselo) de un tema muy tabú en la sociedad y que realmente nos aterra pensar que pueda ser cierto, tema que por ejemplo ya trataron pelis como ''Tesis'' de Amenabar o ''Asesinato 8 mm'' de Joel Schumacher, y es el de la existencia de las filmaciones de pelis snuff (asesinatos reales ante una cámara), destinadas ¡y éstas sí!, a un público depravado y enfermizo (y que, tristemene, exista).

¿Rodando una porno?

No es una porno normal...
Lo que pasa es que aquí el amigo serbio decidió cruzar una línea, y optó por no cortarse un pelo a la hora de ser hirientemente gráfico al mostrar violencia. La historia de la peli va de un ex-actor porno al que le ofrecen un trabajo por el que le van a pagar un pastón. El tipo tiene ya una familia y no casa con sus ideales regresar a la industria, pero la cantidad que le ofrecen es tan atractiva y le supondrá tantos beneficios para su familia que acepta rodar una película, en principio, pornográfica normalita. El problema será que, cuando empiece a conocer a aquéllos que le han contratado se sumergirá en un mundo de inigualable e indescriptible pesadilla. Los realizadores de este proyecto, apuestan no sólo por un porno de pésimo gusto, sino por una mezcla entre una pornografía no consentida (que incluye brutales palizas y violaciones de lo más degeneradas) y el snuff (asesinatos con tortura jartísima). 

...es algo que sobrepasa los límites de lo inimaginablemente grotesco

¿Cuán enferma puede ser la mente humana?
A medida que va avanzando el rodaje de esta película, el actor irá siendo testigo de cuanta depravación puede llegar a ser reproducida por la mente humana; hasta llegar hasta uno de los momentos más escabrosos, polémicos y totalmente desagradables del film, sí incluye un acto de pedofilia (el cual no hace falta mencionar que es fingido). Dicho todo esto, ¿me parece ''A Serbian Film'' una película disfrutable? Nada, es más no creo que vuelva a verla porque me dejó una sensación de gran incomodidad. Pero, ¿es merecedora de calificarla con algo tan tremendo como potenciador de la pederastia?, ¿acaso que se haga este film va a potenciar que se violen más niños?, ¿cuántos niños se han violado antes de este film?, ¿cuántas abominaciones no existen en el mundo (y muchas que ni sabremos)?, ¿no es peor mirar a ésos que realmente torturan, matan, violan y por qué no decirlo, disfrutan con ello?, ¿por qué tanta suscitación por un material ficticio filmado? 

Preparada para rodar

Una escena hirientemente difícil de visionar
Sí, repulsivo, pero ficticio, no nos olvidemos y encima que lejos de querer relejar estos actos depravados como medio de ensalzamiento, hace todo lo contrario, pretende denunciarlo a modo de reflejarlo en pantalla, cosa que seguro que con todo, jamás igualará la depravación de la realidad. A mí no me gustó ''A Serbian Film'', porque su metraje muestra atrocidades que no puedo disfrutar como espectador, me gusta el terror y me gusta el gore pero en cierta medida, incluso en todo slasher hay ciertos clichés o elementos ''bufonescos'' que los hacen entrañables y dignos de ser disfrutados, pero aquí no, es todo demasiado tétrico, tenebroso y es porque simple y meramente se muestra todo de forma realista. Lo que nos da miedo es pensar que eso pueda estar pasando y que alguien nos lo plante en las narices, es lo que hace que queramos defenestrarlo e insultarlo, como si el autor de la obra fuese un enfermo, así quizás nos sintamos mejor. Lamentablemente, el auténtico terror no es el que está hecho a base de efectos de maquillaje, sino el que mata y hiere físicamente de verdad y es el que resulta ajeno al alma del celuloide. 

Hay quien hace negocio con el dolor humano

Por ello creo que el señor Spasojevic, por su valentía y riesgo, se ha ganado a pulso un aplauso y aunque a muchísimos no les agrade, ha creado todo un film de culto, quizás hasta con el paso del tiempo se revalorice, lo cual nunca quitará que sea una película bastante difícil de soportar. Más que nunca hay que advertir eso de: ''personas especialmente sensibles, ni se acerquen a ella''.  

¡Un trabajo bien duro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario