martes, 22 de noviembre de 2016

La zíngara y los monstruos (1944) de Erle C. Kenton



El Dr. Niemann (Boris Karloff) y su ayudante jorobado
Y la Universal siguió explotando a sus monstruos clásicos, todo lo que todavía podían dar de sí, en forma de desastrosas secuelas que a su vez, exponían disparatados crossovers de esos que una década antes habían sido aterradores monstruos que generaban extensas ganancias. ''La zíngara y los monstruos'' (lamentable título hispano correspondiente a ''House of Frankenstein'') iría situada después de ''Frankenstein y el hombre lobo'' y nos presenta un espectáculo absolutamente demencial. La cosa va acerca de un científico loco, al estilo de Frankenstein (interpretado por el antaño entrañable monstruo del ''Frankenstein'' de James Whale), que se escapa de la prisión donde estaba encerrado. Sus intenciones son seguir con los experimentos del famoso Dr. Frankenstein y revivir a su monstruo (curioso ver a Karloff cambiado de rol). 

Niemann despierta al conde Drácula (John Carradine)

Ilonka, la zíngara (Elena Verdugo), aterrada por el hombre lobo
Para ello inicia un viaje, acompañado de su sirviente jorobado, que le ayudará en todo y en él, acabará teniendo como aliados al mismo conde Drácula (John Carradine) y al propio hombre lobo, Larry Talbot (Lon Chaney Jr.), a los que resucitará para lograr sus fines. Esta ensalada de monstruos no puede resultar más caótica, resulta que en poco más de una hora seremos testigos de las nulas apariciones de Drácula, el hombre lobo y el monstruo de Frankenstein de una manera atroz y sin sentido. Drácula aparece quince minutos, hace el paripé ya acaba muriendo por los rayos del sol a mitad de película. El hombre lobo sale a partir de la segunda mitad del film, lloriquea un poco, se transforma en lobo y ¡pim pam!, la zíngara que aparece en el título hispano, que estaba enamorada de él, lo mata con una bala de plata, yéndose con él al otro barrio en el intento de acabar con su maldición. Y el monstruito de Frankenstein se hace notorio en los últimos cinco minutos finales, en los que se carga a su creador y al jorobado que le puteaba y también se autodestruye de manera ridícula. 

El monstruo de Frankenstein congelado

En fin, he spoileado la película entera, sí, pero realmente es que eso resulta ''La zíngara y los monstruos'', un espectáculo hilarante que claramente insulta el espíritu de los buenos clásicos de terror de la Universal. Faltos de ideas, se notaba que la productora intentaba rascar lo imposible, cayendo en la más espantosa de las parodias, en fin, todavía incluso tendrían las agallas de sacar una secuela más que continuaría a ésta, ''La mansión de Drácula'' en 1945, la cual pondría punto y final a la trayectoria de los monstruos clásicos por parte de la Universal.

El monstruo ha revivido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada