martes, 29 de noviembre de 2016

Atormentada (1949) de Alfred Hitchcock



La atormentada Lady Henrietta Flusky (Ingrid Bergman)
Bautizada en España como ''Atormentada'' (¡una vez más, un aplauso para aquellos ilustres traductores de títulos hispanos!), sin lugar a dudas estamos ante una de esas obras menores de su director, el gran Alfred Hitchcock. No con ello digo que sea una mala película, pero sí que es claramente un film en el que poco destaca esa maestría que el mago del suspense supo exponer en otras de sus obras más grandiosas, que las tiene por docenas. Argumentalmente es más rutinaria, que a lo que nos tiene acostumbrado Hitchcock, siendo un melodrama romanticoide de época (inusual en la carrera del director) y con muy pocos tintes de brillante thriller que vendría a ser lo que reinaría por excelencia en el estilo Hichcock. La película se desarrolla en la Australia del siglo XIX, adonde llega el personaje interpretado por Michael Wilding, un amanerado irlandés sobrino del Gobernador, el cual conocerá a un ex-convicto que amasó una gran fortuna y ahora es un rico magnate de Sydney (Joseph Cotten). Éste lo invita a su caserón, donde conocerá a su esposa (Ingrid Bergman), que para colmo es prima del visitante; una borracha descuidada manipulada y gobernada por una maquiavélica ama de llaves (Margaret Leighton). 

El marido de Lady Henrietta, Sam (Joseph Cotten)

La maquiavélica ama de llaves, Milly (Margaret Leighton)
El visitante hará lo posible por hacer que la señora de la casa recobre la compostura, y sea una mujer decente y hecha y derecha, cuya responsabilidad parecía omitir su esposo; dando lugar a que conozca los secretos del pasado que oculta el matrimonio. Haciendo referencias aproximadas, ''Atormentada'' guarda bastante en común con ''Rebeca'', véanse las comparaciones en especial con la relación de la señora de la casa, debilucha y sensiblona, con el ''bicho'' de su ama de llaves, retorcida y peligrosa. Si bien, hay que decir por supuesto que ''Rebeca'' es una película mucho mejor, mejor narrada, elaborada y por supuesto resulta un clásico imperecedero. ''Atormentada'' no está mal del todo, tiene buenos momentos, Ingrid Bergman está estupenda (es difícil decir que no lo está) y por supuesto ella es lo que más destaca de la cinta. Argumentalmente se deja ver, pero tiene altibajos muy pronunciados y descensos de ritmo momentáneos, empieza muy lenta, se pone interesante, a la mitad decae otro poco para volver a recobrarse en el tercio final. Destacaría decir que fue la segunda peli que Hitchcock rodó después de ''La soga'' y que se nota que tomó buena cuenta audiovisual de ésta, porque nos brinda lujosísimos y largos planos secuencia que delatan su cuidada y perfeccionista técnica. 

Charles Adare (Michael Wilding) intenta devolverle la sonrisa a Lady Henrietta

La película fue un fracaso, influyó además un escándalo en el que se vio envuelta la propia Bergman al conocérsele un affair extra-matrimonial con el director de cine italiano, Roberto Rosellini, lo que la obligó a exiliarse de Estados Unidos por unos años al considerarla personaje non grato; posteriormente se casó con Rosellini y acabó regresando a Hollywood por la puerta grande en 1956, ganando su segundo Oscar por ''Anastasia''. En fin, curiosidades aparte, ''Atormentada'' es una rara avis dentro de la filmografía de su autor, puede visionarse sin problemas, pero repite, dista mucho de poseer el carisma de otras obras de Hitchcock infinitamente mejores.

Espeluznante cabeza reducida

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada