sábado, 19 de noviembre de 2016

¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? (1993) de Manuel Gómez Pereira



Gloria (Verónica Forqué) y Manu (Jorge Sanz)
trabajando juntos en un show pornográfico
El término ''españolada'' se utilizó para definir a la típica producción realizada en nuestro país que destacaba principalmente por una cosa, su contenido subidito erótico-festivo guarrindonguillo y en la mayoría de los casos, no lo vamos a negar, de cierto mal gusto. Vamos que España durante los noventa se caracterizó por hacer cine picantón, y no con falta de motivos, porque la amplia producción española desde aproximadamente la aparición del destape, ha presentado un desparrame sexual por la pantalla bastante amplio, siendo bastante monotemática. Y dentro de ese panorama existen pelis ciertamente originales incluso, como ésta que nos ocupa. ''¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?'' es una comedieta romántica de enredos, pero a la española, o sea con tema sexual de por medio, y la verdad no está nada mal. El film bebe argumentalmente del típico esquema presentado por la comedia clásica, un protagonista metido en un embrollo a causa de una mentira que irá que ésta se vaya aumentando hasta que confesar la verdad se haga irremediable.

Para no perturbar a sus remilgados padres (Rosa María Sardá y Fernando Guillén)...
 
...Manu se tendrá que hacer pasar por la pareja de Gloria
Tenemos a un joven (Jorge Sanz) que comienza a trabajar como actor porno en diferentes shows en directo en compañía de una experta en la materia, más madura (una espléndida Verónica Forqué). Resulta que por circunstancias del destino, acaba encontrándose con sus cursis, ricachones y repelentes papis (unos geniales Rosa María Sardá y Fernando Guillén) que son el claro ejemplo de la sociedad moralista e intachable y claro, que no verían con buenos ojos la profesión de su hijo. Temeroso de que lo descubran, el chico inventa que tiene una relación amorosa con su compañera del show y de ahí en adelante, un auténtico torbellino de hilarantes situaciones irán aumentando la mentira, siendo esto sin embargo lo que encienda la mecha del amor entre los protas. 

Preparadas para salir a escena (la 2ª de la dcha. es Isabel Ordaz, más
conocida posteriormente como ''la Hierbas'' de ''Aquí no hay quien viva'')

Bueno, no es una película brillante, para nada, ni destaca en sí en ningún aspecto narrativo ni audiovisual, pero es simpática, entretenida y en resumidas cuentas se deja ver. Es una película atípica, creo yo, considerando el cine español de la época, se sale de lo monotemáticamente establecido, aunque sí contenga cierto toque erótico, aunque no acaba siendo esto precisamente el grueso de la historia. En definitiva, resulta curiosa y tiene su gracia, así que ¿porqué no darle una oportunidad?

Profesionales del erotismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada