jueves, 3 de noviembre de 2016

Nunca apagues la luz (2016) de David F. Sandberg



El corto acojona bastante en sólo 3 minutos
Esta película resulta más interesante por los antecedentes que la hicieron posible, más que por su contenido en sí. Resulta que se basó en un cortometraje, realizado por el mismo director del propio film, el sueco David F. Sandberg, de idéntico título y de apenas tres minutos de duración, que pudo verse a través de la red hace tres años. El corto la verdad es que es idóneo para causar auténtica sensación de malestar y miedo. En él vemos a una mujer (Lotta Losten, que se ha convertido en actriz fetiche del director, habiendo protagonizado unos cuantos cortos más de terror suyos, y apareciendo además en este largo) que va a acostarse observa una atemorizante figura cuando apaga la luz de su apartamento, la misma que desaparece cuando la enciende. La sensación de terror psicológico es angustiante y en el corto plazo de tres minutos, la fórmula funciona a la perfección. Todo viene rematado por un final que seguro que a muchos les ha costado borrar de sus retinas. ''Lights out'' fue todo un bombazo en Internet, le llovieron las críticas positivas y alabanzas y la verdad, de manera merecida, porque ya lo digo el corto es excelente y logra causar miedo. 

Atemorizante imagen difícil de olvidar


Mejor mantener la lucecita encendida
Eso sí, debo decir que la película ya es otra cosa. Amparado por la producción de James Wan, autor de baratijas trilladas que muchos dicen que dan miedo como ''Insidious'' o ''Expediente Warren'', Sandberg debuta a lo grande con este largometraje apoyándose en la premisa del corto que comenté en el anterior párrafo, es decir existe un fantasma cabrón que sólo hace su aparición cuando las luces se apagan, por lo tanto para estar a salvo, los personajes que quieran sobrevivir tendrán que hacer lo posible para no quedarse a oscuras. La idea es buena, pero como ya dije, en tres minutos resulta excelente, alargada hora y media ya la cosa flojea. El prólogo calca más o menos el desarrollo del corto y capta muy bien su esencia, es más aparece la propia Lotta Losten autohomenajeándose con respecto a su presencia en el corto. Bien, el resto se convierte en la típica monótona y repetitiva historietita de fantasmas vengadores al estilo ''The Ring'' y otras japonesas similares.

Manteniéndose en la luz, se está bien a salvo

Aquí el canguelo a la oscuridad está más que justificado
Si sustituimos una cinta de vídeo como medio transmisor, por la oscuridad, nos queda algo más o menos muy parecido a la historia de la niña del pozo que viene a cobrarse una perreta de ultratumba. El film no está mal dirigido, ni ambientado, ni interpretado, pero insisto está todo muy pero que muy visto, a los que estamos curtidos en materia de terror no nos llamará la atención en absoluto, el film es muy poco original, muy light y casi infantil me atrevería a decir, de tan correctito que es. Se abusa mucho efectos digitales que lejos de causar miedo, más bien todo lo contrario, dan risa, lo cual se aleja del inquietante terror psicológico que transmitía el corto, y en su afán por mostrarnos a la mala (en esta ocasión) del cotarro, le quita toda la gracia, y sino decirme si el fantasmón de este film logra inquietar un ápice de lo que hacía esa cara siniestra en el corto. En fin, que no me parece un mierdón de campeonato, pero es una peli que rasca el aprobado justito y gracias, a ver qué camino toma la carrera del señor Sandberg, porque gracias a su buena acogida, seguro que no tardará en volver con alguna ruidosa secuela de la misma, ¡que ya nos lo conocemos todo!

¡Qué mal le sienta la luz al pobre fantasmita!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada