viernes, 4 de marzo de 2016

Al este del edén (1955) de Elia Kazan



El joven Cal Trask (James Dean)
Que James Dean se convirtió en un icono todo el mundo lo sabe, que fue el estandarte del joven rebelde por excelencia, también, pero ¿y si no hubiese muerto tan joven en aquel desgraciado accidente, habría sido un hito del cine al nivel del que acabó siendo?, ¿era realmente un buen actor? Ver ''Al este del edén'' creo que responde certeramente a esto, sí que lo era. Y es que, de las tres películas que su corta carrera legó, ''Rebelde sin causa'', ''Gigante'' y ésta, desde mi punto de vista ésta es la más imperecedera y la que más se podría ajustar a la definición de joya. Estamos ante un film precioso y sentimental (sin necesidad de rozar lo cursi y pedante), una historia orquestada por el reputado Elia Kazan (cuyo prestigio se vio ensombrecido por aquel asunto tan peliagudo de la caza de brujas en el Hollywood de los años 50), un emotivo retrato del amor, los celos y la frustración, representados a través de los ojos de un muchacho cuya existencia se presenta de todo menos fácil. 

La relación de Cal con su padre no es muy buena

Cal con su hermano Aron (Richard Davalos)
Nos situamos en los años diez del siglo XX, en una gran granja californiana, este muchacho en cuestión que menciono es Cal (interpretado genuinamente por James Dean), el cual intenta ganarse por todos los medios el cariño de su padre, quien lo desprecia a pesar de que haga todo lo posible por contentarle. El papi de marras (Raymon Massey), sólo muestra aprecio por su otro hijo, Aron, el favorito del dúo, cuya predilección hará surgir una peligrosa rivalidad entre ellos. Para colmo de males, el muchacho se entera que su madre (supuestamente muerta) está viva y que es la madame de una casa de putas -hablando claramente- (Jo Van Fleet, ganó un Oscar a la mejor actriz secundaria por esta interpretación), así que su situación es muy pero que muy complicada, sumándole además el conflicto que surgirá cuando su relación con la novia de su hermano, Abra (Julie Harris, la futura prota de ''Casa encantada''), comience a ser más estrecha (vamos, que se empiezan a molar). 

Cal con su madre (Jo Van Fleet, ganadora del Oscar a la mejor actriz secundaria)

O sea que tenemos un hiper-mega culebrón en toda regla, con clase, con categoría, con excelentes interpretaciones, un sólido guión y una mano maestra en la dirección; el resultado, ''Al este del edén'', toda una grandiosa película, imperecedera y brillante. Cine clásico made in Hollywood, del que además de tener buena reputación, es bueno de verdad (no como otros pestiños que cargan buenos comentarios y aburren a las piedras). 

Entre Cal y Abra (Julie Harris), la novia de Aron, habrá rollito

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada