lunes, 7 de marzo de 2016

La teoría del todo (2014) de James Marsh



Los auténticos Stephen y Jane Hawking
Desde el momento en que vi ''La teoría del todo'' dije que Eddie Redmayne,  tenía que ser premiado con el Oscar al mejor actor por este papel. Este chico, desconocido para mí, hasta dicho instante de ver el film, hace una interpretación tan fascinante, tan increíble y tan sobrecogedora que es imposible no emocionarse al verlo y compenetrarse cien por cien con el personaje que nos retrata. Como bien sabréis ''La teoría del todo'' nos cuenta la biografía, a grandes rasgos, de ese magno cerebro que es Stephen Hawking, un señor que cuando lo veía de pequeño me daba repelús, pues no entendía bien qué era lo que le producía su grotesco aspecto, ¡pobre hombre, lo que tuvo que haber pasado al ir viéndose en ese estado! El film me pareció majestuoso, sobresaliente en todos los aspectos, desde su ambientación, hasta su dirección, y por supuesto no hablemos del nivel actoral -destaca (¡cómo no!) Redmayne por encima del resto, por razones evidentes-. No podemos obviar también el reconocimiento al magno trabajo de caracterización al que ha sido sometido, por momentos, de verdad parece el mismísimo Stephen Hawking. 

Eddie Redmayne soberbio (es decir poco) como Stephen Hawking

Stephen con su futura esposa Jane (Felicity Jones)
Mencionar un detalle del film que me ha parecido un soberbio puntazo, a pesar de retratarnos una desgracia (¡una lástima comprobar como una mente tan brillante y con tantas ganas de vivir se ve sumida a una enfermedad que lo acaba condenando a ser un impedido físico!), el tono de la película no es dramático, sino todo lo contrario, es vitalista, nos expone una gran lección a los espectadores; pues nos muestra a través de su protagonista ese coraje -casi sobrehumano, da la sensación en muchas ocasiones- por aprender, por investigar, por hacer de su existencia algo digno de ser recordado; a mí personalmente, en varias ocasiones, me dio la sensación de recibir una inyección de buen rollo maravillosa, incluso que te invita a la reflexión, consiguiendo que veas ciertos aspectos de la vida de forma distinta (algo muy similar a lo ocurrido en ''Una mente maravillosa''). La película adapta un libro de Jane Hawking, primera esposa del propio Stephen, cuyo personaje es interpretado también brillantemente por Felicity Jones, la cual también (lógicamente) tendrá un importante peso en la historia, viviendo el día a día la enfermedad de su esposo, con sus momentos buenos, sus momentos malos, sus dudas, sus planteamientos; todo plasmado de una forma tan creíble y tan humana que es imposible no vernos identificados con ella misma. 

A Stephen empieza a afectarle su enfermedad

Para mí ''La teoría del todo'' es una brillante película, ha conseguido engancharme y emocionarme como hacía muchos (pero muchos) años que no conseguía una película; para mí es muchísimo mejor que la que finalmente fue premiada con la estatuilla dorada a la mejor película, ''Birdman'' y sobre todo, por ejemplo, que la rancia y petarda ''El gran hotel Budapest'' (otra que partía como favorita a llevarse el premio). No obstante, aunque finalmente no ganase en dicha categoría, creo absolutamente merecido (de manera incuestionable) que Redmayne sí lo fuese como mejor actor, de las candidaturas que vi que competían con él, nadie consiguió hacerle sombra (ni Michael Keaton siquiera), y dudo mucho (por lo que he podido indagar) que haya otro que haya plasmado un papelón de semejante esfuerzo, en muchos años de nominaciones.

Hasta en los peores momentos hay algo que te da una razón para vivir

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada