miércoles, 30 de marzo de 2016

Barrabás (1961) de Richard Fleischer



Barrabás (Anthony Quinn)
Aquí tenemos otra de esas producciones épicas, ideales para su proyección televisiva en Semana Santa. Me resultó curioso el siguiente hecho, muchos films han abordado la vida de Cristo y de otras figuras (llamémolas pesos pesados) importantes de la Biblia, véase Moisés por ejemplo, pero pocas veces le habían dado protagonismo a un personaje más secundario de dichos textos antiguos, y en este caso me pareció llamativo el hecho de que se le diese protagonismo a Barrabás. Bueno, los que hemos estudiado Religión, sabemos que Barrabás fue aquél indultado por el pueblo judío para que el hijo de Cristo fuese crucificado. Así pues comienza el film, Barrabás (interpretado por un Anthony Quinn, voy a decirlo, algo excesivo) se libra de morir y comienza sus andanzas, así vemos como es un miserable, un delincuente y un asesino que no tiene problemas en abusar del ajeno. 

Cristo crucificado en lugar de Barrabás

Barrabás condenado a trabajos forzados
Pero claro, ve la Luz Divina y su conversión a la fe del cristianismo comienza y va volviéndose más bondadoso el pobre, pasándolas bien putas, desde ser esclavo en unas minas donde se verá obligado a ser trabajos forzados, hasta gladiador (el señor Quinn no tenía tipo para tal cosa, para nada), aunque su destino acabaría siendo el mismo que el propio Mesías, ¡pobre Barrabás!, tanto sufrimiento para morir sufriendo, aunque eso supusiese purificar su alma. Bueno, el film es un tanto desconocido dentro de la gran oleada de pelis épicas (mucho más famosas) que salieron como churros a lo largo de los cincuenta y sesenta. Se trata de una producción italiana (no hollywoodiense, aunque contase con presencias magnas del star system americano) y hay que decir que su factura técnica es impecable. 

Esta pobre cristiana (Silvana Mangano) condenada a morir lapidada

La peli se deja ver, aunque se me hizo un poco densa, el problema es que sufre de muchos altibajos y su larga duración no la beneficia, siendo el tramo final (donde prevalecen las escenas de acción más dinámicas) y el inicio (en mi opinión deberían de haber iniciado la historia antes de la crucifixión de Cristo para haber puesto mejor en antecedentes a su personaje, por muy conocido que sea por los mínimamente entendidos) los momentos más destacables. Como producción de cine épico, está bien, es bastante pasable, satisfacerá de sobra a los degustadores de este tipo de películas, aunque para mí no está a la altura de otras más famosas y muy superiores del estilo.

Barrabás metido a gladiador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada