miércoles, 9 de marzo de 2016

Perdona si te llamo amor (2014) de Joaquín Llamas



Tontuno número 1, Alex (Daniele Liotti)
Si la original ''Perdona si te llamo amor'' italiana, ya me había parecido una gilipollez supina intragable, esto ya no tiene nombre. ¿Por qué vi esta versión española? Paradojicamente, por amor (no es un gran sacrificio contentar a quien se quiere de verdad, aunque someterse al visionado de mojones como éste puede ser insano para la salud). Básicamente aquí tenemos la misma historia, calcadita de la original, aunque eso sí, con peores intérpretes, una peor dirección y en líneas generales todo a un nivel todavía más bajo que la versión italiana, la cual al menos hacía gala de algo más de calidad y categoría (visual sobre todo) -aunque tampoco para tirar cohetes, vamos-. Así que es como hacer una sangría con un vino ya rancio y pasado, pero hacerla con un vídeo rancio y pasado de garrafón, o sea, una porquería. 

Tontuna número 2, Nikki (Paloma Bloyd)

¡Dios, qué pereza dan!
Esta versión me pareció intragable, los dos protagonistas para darles con una pala de malos que son, en especial ella, haciendo de pava estúpida, aunque bueno, él siendo un gilipollas tontaina -si hasta la niñata le saca adelante una campaña de publicidad, ¡a un tío hecho y derecho casi cuarentón, una nena de 17 años, le salva el culo en el trabajo, y se supone que es un profesional!, en fin, no comentarios-. La cuestión es que no puedo sacarle ni un mínimo detalle positivo, porque encima dura casi dos horas, o sea que en mí no cumplió ni la función de entretener. Claramente fue una cochambrosa explotación en nuestro país, para lucrarse del éxito europeo que había cosechado la otra versión, sin estilo, ni clase, ni nada que merezca la pena; eso sí, para los empedernidos románticos que creen en los mundos de Yupi y los corazoncitos rositas, pues seguro que les molará un huevo y les parecerá súper cuqui y guay del paraguay. 

Amor en el mundo de la piruleta

Yo insisto, el amor poco tiene que ver con este  pastel, la realidad podría parecerse más a la historia de Romeo y Julieta, se conocieron, vivieron tres días de romance sin igual y la diñaron, a ninguno le dio tiempo a tener que convivir con las roñosidades del otro, ¡eso sí es un amor puro e inmortal!

El único que me ha hecho gracia de la peli, Pablo
Chiapella (conocido por ser Amador en ''La que se avecina'')

No hay comentarios:

Publicar un comentario