sábado, 10 de agosto de 2013

Alarma en el expreso (1938) de Alfred Hitchcock



Iris Henderson (Margaret Lockwood)
"Alarma en el expreso" (título colocado en español del original "The Lady Vanishes"; "La dama desaparece") fue el film que en sí catapultó a Hitchcock a Hollywood. No le faltan méritos para habérselo merecido con creces, porque francamente es una película buenísima, genial, magistral. Con esta película, el maestro del suspense, cerró con broche de oro una etapa de su carrera prodigiosa, suponiendo el inicio de otra igual de brillante y exitosa. "Alarma en el expreso" es una mezcla de cine de suspense, espionaje y en la línea de Hitchcock, con ciertas gotitas de humor muy inteligentemente añadido en la historia. La trama arranca en Mandrika, un país inventado de Centroeuropa (más o menos situado en Austria), de donde partirá un tren en el que se desarrollará la historia. En dicho tren, una joven Iris Henderson (Margaret Lockwood) hará amistad con una anciana, Miss Froy (Dame Mae Whitty), que se muestra muy amable con ella. No obstante, en un momento determinado Iris sufrirá un desmayo y al volver en sí no encuentra ni rastro de la vieja. 

Miss Froy (Dame Mae Whitty), la dama que desaparece
 
Hitchcock haciendo uno de
sus habituales cameos

Lo más curioso es que todo el mundo a bordo del tren niega haberla visto nunca llegando Iris a cuestionarse si su imaginación no le jugó una mala pasada. Pero, junto con otro de los pasajeros, un músico llamado Gilbert (Michael Redgrave), comenzarán a investigar si en realidad existe un complot para hacer desaparecer a la pobre Miss Froy, del que forman parte todos los pasajeros, incluido un misterioso psiquiatra (Paul Lukas).




Naunton Wayne y Basil Radford, ¿pareja de hecho?
Sin lugar a dudas, es una obra maestra redonda. "Alarma en el expreso" presenta todo un torrente de intriga y suspense y una historia atrapante al máximo. El guión es excepcional y en él se pueden señalar unos cuantos detalles curiosos, uno de los más llamativos es la inclusión, en la línea más puramente rompedora de Hitchcock, de una pareja de hombres (Naunton Wayne y Basil Radford) que viajan en el tren, que se deja caer muy de refilón que son homosexuales, hasta en una escena se les puede ver acostados en la misma cama. Siempre me han parecido sorprendentes estos detalles tan "políticamente incorrectos" por aquél entonces, que Hitchcock con un par de narices se atrevía a incorporar en sus películas. 

Los pasajeros del tren parecen ocultar algo

Iris con Gilbert (Michael Redgrave)
Curiosidades aparte ¿tengo que volver a repetir que "Alarma en el expreso" es un peliculón? Pues sí, lo repetiré, porque es una manera muy simple de dejar bien claro sus infinitas virtudes como film emblemático. Tensión, acción, personajes misteriosos excelentemente construídos, situaciones de suspense impecables; todos estos elementos contiene "Alarma en el expreso". Bueno ¿para qué me voy a extender con tanta palabrería? Que es una película imprescindible, una magnífica joya, vamos a ver, la ha hecho Hitchcock coño, y eso es sinónimo de calidad el 99'9% de los casos. En serio, una joya como un campanario de grande, que hizo que los estudios de Hollywood no tuvieran más remedio que rendirse a los pies del inigualable maestro del suspense. 

¿Quién hay tras esos vendajes?

*MI MOMENTO FAVORITO: me encuentro en una difícil tesitura, puesto que el film es tan atrapante que me es complicado señalar una escena que me haya impactado más, pero por nombrar un momento concreto voy a destacar el tenso clímax final que incluye un tiroteo en el tren.

Matando, sí, pero sin perder la compostura

No hay comentarios:

Publicar un comentario