domingo, 4 de agosto de 2013

Viernes 13, parte 6. Jason vive (1986) de Tom McLoughlin



Tommy Jarvis (Thom Mathews)
Realmente siento una profunda pena al hablar de esta sexta parte de "Viernes 13" y es porque desde mi punto de vista, aquí es donde empieza el hundimiento de la saga. Hay muchos fans de dicha saga que apuntan que dicho pinchazo ya provenía de la quinta parte, señalada mayoritariamente como una de las secuelas más flojas y extrañas. En mi opinión la quinta es una secuela genial, ya la comenté y apunté que es una de mis favoritas, porque era distinta y precisamente por ello no cuajó entre los incondicionales fans, por ello y porque (principalmente) el asesino Jason Voorhees no aparecía y era sustituido por un imitador. A mí me pareció un movimiento bastante novedoso y original, pero en fin, la respuesta por parte del público no fue positiva y se optó por resucitar, tal cual, a Jason en esta sexta parte, en mi opinión uno de los más notorios y lamentables errores. Sinceramente a mí me hubiese gustado que la historia hubiese continuado tal y donde la quinta lo dejó, con el trastornado Tommy Jarvis tomando el testigo de Jason, pero no, aquí se hizo algo muy distinto. 

Casualmente un rayo cae en la tumba de Jason

Jason abre un ojo
En primer lugar de golpe y porrazo borran toda existencia de lo acontecido en la quinta parte, se recupera el personaje de Tommy Jarvis, aunque este Tommy es totalmente distinto al de la anterior secuela, no sólo porque lo interpreta otro actor (bastante peor) sino porque le dan otro enfoque (también mucho peor). El film ya se inicia de forma absurda, y es que tenemos a Tommy Jarvis, que supuestamente estaba tan mal y tan trastornado, yendo con un amigo suyo a ¡ojito! comprobar si Jason está muerto. Pero claro, Jason está enterrado así que para comprobar si está muerto, primero hay que desenterrarlo, dicho y hecho y ¡catapum! cae un rayito justo encima del cadáver de Jason y como el mismo monstruo de Frankenstein, revive. Al lorito, Jason era un cadáver lleno de gusanos, pero de golpe y porrazo, se levanta, se carga al amigo de Tommy, agarra una lanza y de vuelta a matar a todo quisqui. El lelo de Tommy intentará inútilmente avisar a las autoridades que obviamente, no le creen (¿quién lo haría?) y todos se quedan tranquilos porque han cambiado el nombre de Crystal Lake, ahora se llama Forest Green, como si eso fuese a despistar a Jason, ¡qué gilipollas! Y bueno, pues ya se sabe, hay un campamento y Jason irá para allá con su machete y hacer las escabechinas que tanto le mola hacer. 

¡Cómo no, Jason vuelve a las andadas!

Las autoridades no creen a Tommy
Desde mi punto de vista, ésta es una de las peores de la saga a nivel argumental, sin ninguna duda. Todo es un completo disparate, desde la absurda resurrección de Jason hasta las incoherentes acciones de los personajes. Los actores son bastante pésimos en general (tal vez merezca la pena rescatarse a la preciosa Jennifer Cooke, de la serie "V"), el argumento cae en una total reiteración y repetición durante todo el metraje, aunque lo peor de todo es que predomina un humor estúpido que convierte a esta sexta película en una especie de parodia de la saga. Por lo tanto, adiós a la ambientación terrorífica de las anteriores. Tampoco se mantiene la banda sonora original que daba tanto repelús. En cuanto a Jason, su aspecto mola, la verdad y matar, mata mucho, pero algo se ha perdido. Los asesinatos apenas se ven, son extremadamente light, super censurados y dulcificados, como si pretendiesen rebajar el tono violento de anteriores películas a propósito. Sin ir más lejos, el film en nuestro país fue calificado para mayores de 13 años, cuando todas las anteriores lo habían sido para mayores de 18 años.

Megan (Jennifer Cooke) ayudará a Tommy a detener a Jason

Esta niña reza porque Jason sea sólo una alucinación
Ahora bien, voy a ser ligeramente cándido con ella porque la nostalgia manda en mí, la vi siendo un niño en el mítico programa ''Alucine'' de la2, pertenece a la saga "Viernes 13" al fin y al cabo, la cual adoro y porque tiene una ambientación muy ochentera y unas canciones (de Alice Cooper) en la banda sonora muy buenas. Por ello sí que me atrevo a recomendarla a ineludibles fans de los slashers ochenteros y sobre todo a aquellos admiradores de la saga, aunque seguramente por descontado, éstos ya la hayan visto. Aunque me reitero, el bajón ha sido de campeonato y no deja de ser una de las secuelas más flojuchas que además supuso el principio del declive de esta mítica saga. 

¿Se quedará Jason descansando en el fondo del lago? Bueno, ya sabéis que no...

*MI MOMENTO FAVORITO: una escena muy divertida en la que Jason elimina a una parejita que está manoseándose en una gran autocaravana. A ella le aplasta la cabeza contra una de las paredes y a él se le acerca sigilosamente (sonando de fondo la genial canción Teenage Frankenstein de Alice Cooper), mientras conduce, y le hace esto...

Buen remedio para la jaqueca

No hay comentarios:

Publicar un comentario