sábado, 3 de agosto de 2013

Pink Flamingos (1972) de John Waters


 Babs Johnson (Divine)
No voy a ser condescendiente con esto. Es mala, remala, rematadamente mala. ¿Que está hecha así a propósito? Eso no va a hacer que sea menos mala. ¿Que esta hecha para asquear? Sinceramente para mí esto no es cine. Y suelo ser muy condescendiente con mucha basura fílmica, muchas películas malas suelo aprobarlas por el hecho de tener un encanto especial, pero siempre hay unos límites. Esto es basura a secas. John Waters se puede lucir como creador de basura, porque con este engendro ha demostrado que creando basura no tiene precio. La película está compuesta de una serie de sketchs repulsivos y cada cual peor que el otro. Lo que no me explico es cómo es posible que algo hecho sin la mínima calidad artística, sin ningún tipo de talento, sin ningún tipo de aspecto que se pueda destacar desde ningún punto de vista interesante, ha podido convertirse en una pieza de culto.

La asquerosa familia de Babs

Asquerosidad tras asquerosidad ofrece esta obra maestra de la basura
No me extrañaría que hubiesen repartido LSD entre los espectadores o cualquier otro tipo de droga alucinógena, para que pudiese llegar a crear la mínima expectación. Aunque bueno, yo no he vivido esa época, igual en los setenta podría tener algún sentido desde algún punto de vista revolucionario. Yo solo puedo juzgar esta cosa (que no película) desde la perspectiva del asco. Del asco más absoluto que me ha producido su visionario. Del asco que me ha producido Divine, del asco que me ha producido el tipo dilatando el ano, del asco que me ha producido la repugnante escena de las gallina y sobre todo del asco que me ha producido la famosísima escena coprófaga, lo que demuestra la falta de moral y de dignidad del señor Divine y del de su supuesto colega el director John Waters, que le ordenó llevar a cabo esa escena. En fin no sé si es más tonto, el tonto o el tonto que hace caso al tonto, pero a Divine le debió de pasar factura devorar tanta mierda porque no llegó a ser muy viejo, con ese tipo de dieta no me extraña. En fin, desde mi punto de vista igual de coprófagos son los que pueden llegar a disfrutar con un esperpento fílmico, con esta infame mierda.

Y para colmo del asco esta escena... no me extraña que el señor Divine se muriese joven

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar