viernes, 9 de agosto de 2013

Danza macabra (1964) de Antonio Margheriti



El periodista Alan Foster (George Riviere)
"Danza macabra" es una de las más grandes joyas que testificaron de la existencia de una magnífica serie de películas de terror gótico italiano deudor de la obra cumbre de este estilo de films, "La máscara del demonio" de Mario Bava. En la línea de esta otra emblemática joya, "Danza macabra" nos vuelve a situar en un siniestro castillo como escenario, lleno de amenazantes pasadizos oscuros iluminados por ténues luces de velas, en sótanos que esconden lúgubres criptas y con inmensas telarañas que contribuyen creando espeluznantes y alargadas sombras que aportan su grano de arena a la hora de angustiar a los personajes. Por supuesto, de nuevo volvemos a comprobar esa influencia de la magnífica ambientación gótica y barroca característica de la productora Hammer.

Edgar Allan Poe (Silvano Tranquilli) narrando un relato

Elisabeth Blackwood (Barbara Steele)

Inspirándose en un relato de Edgar Allan Poe, "Danza macabra" arranca con la figura de Alan Foster (George Riviere), un periodista londinense que acude a una taberna para entrevistar al mismísimo Edgar Allan Poe (Silvano Tranquilli), todo un puntazo el incluir al propio Poe en el guión. Reunido con él se encuentra un aristócrata llamado Thomas Blackwood (Umberto Raho), quien le propone a Alan un desafío. Blackwood posee un castillo a las afueras de Londres, sobre el que pesa una maldición, todo aquél que se ha cobijado en él durante la noche de los muertos (el 1 de Noviembre), jamás ha salido con vida de allí. Alan es excéptico en lo referido a todo lo relacionado con lo sobrenatural por lo que acepta dicha proposición. Sin embargo, las circunstancias vividas en su interior, le irán haciendo cambiar de opinión cuando compruebe la maldad oculta tras los muros.





El Dr. Camus (Arturo Dominici) aterrado en el castillo
En mi opinión "Danza macabra" es un pequeño clásico, una de las mejores películas de terror italianas de esta época y una de las que mejor atmósfera y ambientación poseen. El director, Antonio Margheriti hace un trabajo excepcional (de hecho me atrevería a decir que es su mejor película, por lo menos en la que mejor destreza demuestra), al nivel del propio Mario Bava. Ayuda además la espectral y sensual presencia de la portentosa estrella del género, Barbara Steele, haciendo un papel que como nadie ella ha sabido desempeñar. No falta, entre tanto tenebrismo, una desoladora historia romántica, de ultratumba eso sí. Además me parecen increíbles esos toques de violencia tan agresivos expuestos en el film, teniendo en cuenta el año de su realización, así mismo como la inclusión de una carga de erotismo bastante subidito de tono, incluyendo una relación lésbica implícita y ¡ojito que estamos hablando del año 1964!, un topless femenino, por lo que me parece justo reconocerle los méritos de ser un film bastante valiente y rompedor.

Un topless femenino en 1964, eso es progreso

Estrangulación mortal

"Danza macabra" es una grata obra maestra del género, un film poéticamente aterrador, visualmente sobrecogedor, repleto de lirismo y una puesta en escena tan excepcional como bella y siniestra. Una película muy recomendable para los aficionados a un terror más sosfisticado, más clásico y menos visceral. Desgraciadamente es bastante desconocida, no obstante no deja de ser una auténtica pieza de culto.







*MI MOMENTO FAVORITO: esa aterradora aparición espectral que observará el protagonista (George Riviere), en la que será testigo de una borágine de muerte en masa en el dormitorio de su amada Elisabeth (Barbara Steele). Es un momento concreto en el que se produce una combinación de erotismo y violencia desmadrado para la época.

Elisabeth apuñala a su lésbica acosadora, Julia (Margarete Robsahm)

No hay comentarios:

Publicar un comentario