miércoles, 7 de agosto de 2013

Las tres caras del miedo (1963) de Mario Bava



Una pequeña obra maestra del terror italiano, orquestada por el maestro Mario Bava. "Las tres caras del miedo" es un film compuesto por tres historias, claramente influenciado por el espíritu de esas antologías poeianas de Roger Corman (véase "Historias de terror"), y deudora de las de la productora británica Amicus, muy populares durante el resto de la década. Es curioso, sin embargo, el tono tan diferente de cada una de las historias, aunque como siempre siendo común en todas, el impecable estilo del realizador italiano y esa preciosista fotografía colorista tan característica suya. 

Boris Karloff hace una presentación de las historias

Un castigo justificado
La primera historia se titula "El teléfono", inspirada en una historia del desconocido F. G. Snyder. Nos cuenta como una atractiva mujer (Michele Mercier) es acosada por un maniático que la amenaza a través del teléfono. Pero resulta que la autora de estas siniestras llamadas, es su ex amante (Lidia Alfonsi), cuyo rencor contra ella, la lleva a atormentarla de esta forma. No obstante, el desenlace traerá consiguo una sorpresilla. Se trata de la historia más atípica del film, puesto que es la única que no presenta un terror sobrenatural. De hecho el tono podría ser más cercano al giallo (cuyo creador había sido el propio Bava con "La muchacha que sabía demasiado") o al thriller, llamémoslo, realista. A destacar la presencia del lesbianismo implícito en la historia, por parte de los dos personajes femeninos protagonistas y el detalle curioso de presentar el dato de un acosador telefónico, cuya figura se haría tan popular en el género de terror con films posteriores como "Navidades negras", "Llama un extraño" o posteriormente la famosísima "Scream"

"¿Cuál es tu película de terror favorita?"
 
Vladimir (Mark Damon) y Sdenka (Suzy Andersen)
La segunda historia se titula "Los Wurdalak", adaptación de un relato de Tolstoi. Cuenta con la presencia de un joven (Mark Damon, protagonista de "La caída de la casa Usher" de Roger Corman), que llega hasta una aldea donde se haya la siniestra mansión de una familia que vive aterrada por la existencia de los wurdalak, unos seres infernales que en resumidas cuentas son exactamente iguales que los vampiros (sólo que rusos). Resulta que el padre de familia, el anciano Gorka (nada más y nada menos que el eterno Boris Karloff), regresa también a la casa, después de haber pasado cinco días de cacería. No obstante, el hombre no parece ser el mismo y todo el mundo teme lo peor, que se haya convertido en un wurdalak, amenazando pues, la vida de los miembros de su familia. De este segundo episodio es digno destacar la genial ambientación terrorífica, deudora del primer film de terror gótico de su director, "La máscara del demonio". La puesta en escena es soberbia y bastante inquietante y la historia es muy llevadera. Por supuesto pesa especialmente la figura de Boris Karloff realizando una antológica interpretación. Quizás su duración es un poco excesiva, en relación con las otras dos historias, no obstante es mejor que la primera.

Aterradora aparición de Gorka (Boris Karloff)

Helen (Jacqueline Pierreux),
es una enferma ladrona ...
Por último, la tercera historia se titula "La gota de agua", inspirada en un relato de Anton Chejov. En mi opinión, es la mejor de las tres y nos cuenta el aterrador castigo que sufrirá una enfermera (Jacqueline Pierreux), después de robarle un anillo a una anciana fallecida durante una sesión de espiritismo, cuando la está amortajando. Al llegar a su casa, la enfermera no parará de oír el sonido de una gota de agua, que será la señal de una inquietante noche infernal para ella. Personalmente me parece una historia cojonuda, excelentemente realizada, cuyo espectacular combinación de luces coloristas en la fotografía ayuda a crear una ambientación enrarecida, espectral y espeluznante. Así mismo el clímax final es sin lugar a dudas lo mejor del film en conjunto.

... y por ello recibirá su castigo

Creo que uno de los mayores aciertos de "Las tres caras del miedo" es ir de menos a más, siendo progresivamente mejor cada historia que se va presentando. Así como la variedad argumental ofrecida por Bava en un despliegue de imágenes tan bellas como siniestras. Para mí es una absoluta joya de culto, junto con muchas otras de Mario Bava, un film excepcional e imprescindible para los amantes del terror más clásico.

Gorka (Boris Karloff) sostiene la cabeza de un enemigo

*MI MOMENTO FAVORITO: el magnífico y aterrador clímax final de la tercera historia, "La gota de agua", en el que el espectro de la anciana muerta se le presentará a la enfermera, Helen (Jacqueline Pierreux), que le ha mangado un anillo, y se ve que le ha sentado muy mal.

La prima hermana de Gollum en busca del anillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada