martes, 6 de agosto de 2013

Halloween 3, el día de la bruja (1982) de Tommy Lee Wallace



Cochran (Dan O'Herlihy)
El hecho de que esta película se titule "Halloween 3" es verdaderamente desconcertante, ya que a diferencia de lo que parece indicar el título, no es para nada un nuevo episodio del asesino Michael Myers. Por lo que he leído, la idea de los productores (entre ellos el propio John Carpenter, creador de la "Halloween" original), era sacar anualmente una secuela cuyo único vínculo común sería el título de "Halloween" y que vendrían a ser historias independientes, eso sí, desarrolladas en la noche de brujas. Por lo tanto, según parece, en aquel momento se tenía muy presente que "Halloween 2" había supuesto el final definitivo de Michael Myers (obviamente la cosa ya se comprobaría que no sería así, ni de coña). 

Un clan de payasos que pretenden dar miedo

Una máscara diabólica
Pues bueno, lo que tenemos aquí es un film extrañísimo. Una auténtica paranoia de película inclasificable, una especie de experimento estrambótico que mezcla fantasía, ciencia ficción, terror, conspiraciones y la de su puta madre. Un gran magnate, Cochran (Dan O'Herlihy), por lo visto le tiene mucho, pero mucho asco a los niños, así que ha desempeñado la fabricación de una serie de máscaras muy populares entre los infantes. Lo que pasa es que estas máscaras son en realidad, mortíferas armas de destrucción, que mediante un dispositivo flipante (y lo digo en el mal sentido), es capaz de reventar los cráneos de aquéllos que las llevan puestas. 

La única escena que me moló

Descabezada
En mi opinión, y de verdad, pasando por alto el equívoco en el que te hace caer el film debido a su título, la película me parece un enorme montón de mierda. En pocos films de esa época he visto un argumento más demencial, disparatado, absurdo, ilógico y rematadamente gilipollas. Voy a señalar un único aspecto que me ha molado de la película y es algún que otro efecto especial bastante chulo. Pero el resto me ha parecido delecnable. Los personajes son rematadamente subnormales, y no porque estén mal interpretados, porque a la cabeza del reparto se encuentra todo un rostro mítico del género como es Tom Atkins (visto en "La niebla", "El terror llama a su puerta" o "Creepshow"), el problema parte de que el guión ya era una basura. Afortunadamente esta "tercera" parte de "Halloween" fue un fracaso y es que la sombra de Michael Myers quedó claro que era bien alargada y su ausencia disgustó de pleno a los espectadores. Personalmente la considero, no sólo la peor de las películas de la saga (si es que se la puede tener en cuenta como tal), también una de las peores películas de terror de la, por lo general, prodigiosa década de los ochenta.

Daniel Chalis (Tom Atkins) desquiciado

No hay comentarios:

Publicar un comentario