miércoles, 29 de junio de 2016

Holocausto zombie (1980) de Marino Girolami



Los protas (Ian McCulloch y Alexandra Delli Colli)
¡Desde luego a los italianos se les ocurre cada cosa a la hora de explotar cualquier fórmula de éxito! Da igual el churro que sea y la falta de toda lógica que pueda representar el proyecto en sí, a los italianos no se les resistía nada, cuatro cuartos, cinco o seis tiritas de látex, litros de sangre artificial , una actriz buenorra que se pusiese en tetas y listo; ya tienen material para una película. Tras el exitazo de las pelis ''Nueva York bajo el terror de los zombies'' de Lucio Fulci y ''Holocausto caníbal'' de Ruggero Deodato, al grupete creador de esta roñita no se les ocurrió otra idea que fusionar ambas en una y así surgió, ''Holocausto zombie'', ¿ingenioso, verdad? Y bueno, la mezcla dio como resultado una casposidad de tomo y lomo. La cosa no puede ser más demencial, la historia (por llamarla de alguna manera) va sobre un científico loco que realiza experimentos de reanimación de cadáveres en una isla perdida por Indonesia. 

El mad doctor va a actuar

Desnudita para la tribu
Hasta dicha isla llega un equipo de investigación (un par de periodistas, una antropóloga, etc.) -todos muy pardillos- que intentan destapar las locuras del mad doctor y para colmo, no sólo tendrán que enfrentarse con los zombies reanimados por éste, sino que también a una tribu de caníbales que pululan por el entorno selvático. En fin, un mojoncete como ''Holocausto zombie'' tampoco da mucho para hablar, es malo de cojones, su realización es patatera, los actores son nefastos (por cierto el prota es Ian McCulloch, que también lo había sido en la propia ''Nueva York bajo el...'' de Fulci) y el guión es una apología de la demencia extrema y el sinsentido. Lo único destacable mínimamente son los efectos de maquillaje, en los que abunda bastante gore, ideal para los adeptos a la casquería cutre ochentera. Salvo este detalle, pues ¿qué queréis que os diga?, el film no vale para mucho, quizás para echarle un vistazo y descojonarse un rato de las risas involuntarias que causa y quizás también por lo curioso del tema de mezclar zombies y caníbales. 

¡Casquería cosa fina!

No hay comentarios:

Publicar un comentario