miércoles, 22 de junio de 2016

Raging Fury (1989) de Douglas Grossman



Un desgraciado accidente
Una peliculilla de serie B pachanguera que encontró cobijo, como muchas otras, en los estantes de los videoclubes ochenteros. La verdad, me gusta comentar estas rarezas porque precisamente por su precariedad a quien las encuentra interesantes, y porque además veo que en muy pocos lugares se les dedica algunas palabritas. Bueno ''Raging Fury'' (su título original es ''Hell High'') es una modestísima producción de bajísimo presupuesto que abarca varios conceptos dentro del mundillo e la serie B. El film comienza con una niña que está jugando con una muñeca en un pantano, llega una parejita en moto al lugar, se enrollan y accidentalmente la niña es la responsable de la muerte de ambos (debido a que provoca que se estrellen con la moto). Pasan los años y esta niña se ha convertido en una estirada y estricta profesora, traumatizada en cierto sentido por su suceso de la infancia. 

La estirada e impresionable protagonista, la Srta. Storm (Maureen Mooney)

El rival de la profe, Dickens (Christopher Stryker)
R.I.P. (1960 - 1987)
A todo esto hay un grupete de chavales rebeldes que en el instituto la putean bastante, y al cabecilla del grupo no se le ocurre otra cosa que ir a acosarla una noche a su casa (la mujer vive sola en una casita en medio del pantano). Total, que se presentan en su humilde morada, con máscaras y la asaltan, incluso el cabecilla hace el amago de violarla, o sea que el ataque se las trae. Finalmente la mujer acabará enloqueciendo, despertando su locura interna y claro, las consecuencias serán sangrientas. Por lo tanto, ''Raging Fury'' es un popurrí tremendo, por un lado tiene algo del cine de pandillas de adolescentes gamberros (ya mencioné otras del estilo como ''Curso de 1984'' o ''La gran revancha''), parte del denominado home invasion (un personaje o varios se ven asaltados en su casa por unos atacantes, tipo ''Los extraños''), algo de exploitation (con ataque, con violación medio sugerida en este caso, a una víctima y posterior venganza por parte de ella) y finalmente desemboca en slasher, con una psicótica despachándose a gusto con cuchillo en mano. 

A tocar los huevos a la profe...

La mezcla es curiosa no menos y la verdad podría haber dado para una película mucho más interesante y memorable, de no haber sido por su excesiva precariedad y torpeza visual. Con todo, la recomiendo a todo aquél que se anime a buscarla (ya sabe por qué medio podría localizarla). Por cierto mencionar dos detalles, el film fue rodado en 1986, aunque data que vio la luz en 1989, y que uno de los actores protagonistas, Christopher Stryker, que interpreta al villano y cabecilla de la pandilla de cabrones asaltantes, murió en 1987 de Sida, por lo tanto no llegó a ver el film estrenado como tal. 
...lo cual traerá trágicas consecuencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada