viernes, 17 de junio de 2016

La última casa a la izquierda (2009) de Dennis Iliadis



La inocente Mari Collingwood (Sara Paxton)
Cuando me enteré allá por 2009 que iban a hacer un remake de ''La última casa a la izquierda'', puse el grito en el cielo. ¿Cómo iban a hacer un remake de un clásico tan creador de referencias, tan chungo, tan enfermizo y tan de su época a día de hoy, época caracterizada por la saturación de virulentos remakes mierderos? Pues me temí lo peor, incluso llegué a vacilar si verla o no, pero al final, como se dice, me lié una manta a la cabeza y le di una oportunidad (al fin y al cabo, sin ver no se puede criticar). La verdad, me tuve que tragar mis palabras, porque sinceramente me pareció uno de los mejores remakes que se han hecho en esta década (junto con ''La matanza de Texas'', ''Cuando llama un extraño'' o ''Negra Navidad''; incluiría incluso ''Las colinas tienen ojos''). Vale, la original es mucho más perturbadora y por supuesto, al verla de niño me impactó muchísimo más, además ésta no es tan perversa e insana como su antecesora, ni será un clásico como aquélla, pero hablando claro, han realizado una perfecta actualización. 

¡Ojito, que no son de fiar!

Desgarrador martirio
La ambientación, el mal rollo latente, la tensión intensificada, son detalles a los que el realizador, el griego Dennis Iliadis, ha sabido sacar mucho partido, por no hablar de esa explosión de violencia gráfica que dejará más que satisfecho a los fans de gore macarra. Evidentemente tiene una calidad superior a la original, sobre todo visual, pero claro hay que tener en cuenta que fue realizada con un presupuesto mucho mayor y con una distancia temporal de más de treinta años. Los actores cumples a la perfección con sus papeles, la verdad no sabría cuál destacar por encima de otro, porque los villanos son unos hijos de puta del copón (eso sí, como el David Hess de la original, nada), Sara Paxton está más que convincente como la frágil y desgraciada Mari Collingwood (ya sabemos por el martirio por el que pasa su personaje, ¡la pobre!) y bueno, los padres de ésta, ¡chapó!, me soprendieron mucho Monica Potter (¡cómo reparte la tía!) y sobre todo Tony Golwdyn, especialmente porque a éste estoy acostumbrado a verlo en roles de malo (el más recordado el que interpretó en ''Ghost''), así que me resultó curioso verlo haciendo de vengador padre justiciero. 

Los papis vengadores (Tony Goldwyn y Monica Potter) van a entrar en acción

¡Sufre mamón!
De acuerdo, la peli no aporta ninguna novedad, sabemos la historia, sabemos qué va a pasar y cómo va a acabar, pero ésa es la gracia, ¿no?, de lo contrario no sería un remake, lo importante desde mi punto de vista, era ver cómo enfocaban la historia y cómo la rehacían, si este nuevo equipo era capaz de respetar al clásico original, en efecto, lo han hecho. La peli es capaz de sobrecoger, posee la suficiente cantidad dramática como para removerte el estómago (la violación no es tan fuerte como en la de 1972, pero ¿quién ve semejante momento permaneciendo impasible?) y como ya dije, acumula la tensión suficiente como para que estés impaciente porque llegue esa ansiada venganza final, que una vez asoma, ¡telita!, es brutal, cruel y sangrienta como pocas (¡vamos, que le echaron huevos!), vamos, que un buen amante de la exploitation clásica, disfrutará de lo lindo. Puede que no fuese necesario, pero es un remake genial, así sí merece la pena resucitar un clásico.

¡Este microondas es la leche!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada