viernes, 17 de junio de 2016

Scream 4 (2011) de Wes Craven



Si que se estiró la saga de ''Puñalada''
Tenía gran curiosidad y miedo de ver esta tardía cuarta parte de "Scream", la cual muchos otros y yo mismo considerábamos innecesaria visto el excelente cierre que se le puso a la saga con la secuela anterior. Ganas porque soy un gran fan del cine de terror en general, de Wes Craven y de la propia saga en particular (la cual me pareció de los aciertos más celebrados dentro del género y aquélla que lo revitalizó cuando estaba agonizando) y miedo porque tenía la impresión que vistos los tiempos que corremos, el cine de terror está casi muerto en cuanto a originalidad se refiere, no existen más que refritos, remakes o reboots saturantes y faltos de imaginación; entonces desde mi punto de vista veía una difícil labor el hecho de retomar la saga ''Scream'' en esta década tan difícil para el género, en donde todo está visto y ya poco o nada sorprende. Pensaba que iba a ser la lapidación de esta genial saga.

Divertidísimo prólogo, con Anna Paquin (izda.), la oscarizada niña de ''El piano''

Vuelve Ghostface...
Para mi bien, me llevé una grata y enormemente positiva sorpresa. Sin dudas, calificaría a ''Scream 4'' como lo mejorcito dentro del cine de terror (llamémoslo slasher, lo que sea) que se ha hecho en prácticamente diez años. "Scream" volvió con fuerza, de forma no caduca y Wes Craven volvió a despuntar tras esa pseudo-mierda que hizo llamada "Almas condenadas" (que apuntaba que iba a ser su lapidación profesional) en la que parecía que había perdido el estilo que lo convirtió en uno de los grandes del género. Desde el acertadísimo y divertido prólogo hasta el final, "Scream 4" se presenta como una propuesta la mar de interesante, una perfecta adaptación a la nueva era, a la nueva década de la fórmula ya clásica que presentó hace casi veinte años; una secuela que utilizando los clichés de siempre (incluso ya vistos en la propia saga) se presenta novedosa, hilarante e intrigante y eso lo veía prácticamente imposible de conseguir, desde luego Kevin Williamson se puso bien las pilas componiendo un guión que no sólo se mantuvo fiel y respetuoso a su creación original, sino que delató su capacidad para enganchar y sorprender. 

...con más mala leche que nunca

Sidney Prescott (Neve Campbell) volverá a pelear por su vida
Neve Campbell, Courteney Cox y David Arquette retoman sus papeles y demuestran que el paso del tiempo no los ha convertido en personajes caducos ni faltos de interés y que la historia se torna fresca y aporta puntazos de originalidad dignos de aplaudor (como siempre digo, teniendo en cuenta los tiempos que corren y la que las adaptaciones, los plagios y los remakes están a la orden del día). Francamente me lo pasé en grande en el cine, me entretuve como hacía mucho que no me entretenía con un film de terror y respiré ese aire tan especial que una película de este estilo no me hacía respirar desde que allá por el 2000 vi "Scream 3" en el cine. La nostalgia me embriaga siempre que hablo de ''Scream'' y esta cuarta parte todavía potenció aún más el gran cariño que siento por esta magnífica saga, visto lo visto sólo lamento que Ghostface haya tardado once años nada más y nada menos, en volver a rasgar las pantallas con su cuchillo. 

Dewey Riley (David Arquette) y Gale Weathers (Courteney Cox) ahora están casados

Gale, como siempre, arriesgándose en busca de pruebas
La pena, es que esta secuela no obtuvo el éxito esperado, costó 40 millones de dólares y en Estados Unidos recaudó 38 (ni siquiera recuperó la inversión), y aunque en el resto del mundo fue mejor, llegando a obtener una recaudación total de casi 100 millones, este ''Scream 4'' fue considerado un fracaso comercial sobre todo teniendo en cuenta el pelotazo que habían supuesto sus entregas anteriores. Debido a ello se canceló la idea prevista de hacer un ''Scream 5'', por lo visto según dijo Kevin Williamson, existía incluso un borrador de un guión que lamentablemente creo que nunca verá la luz, además el propio Craven estaba muy interesando en la propuesta, y para mala fortuna falleció el año pasado, por lo tanto este film supuso el último de su amplia y, para mí, desde luego (a pesar de sus altibajos), brillante carrera tras las cámaras. En fin, sólo queda agradecerle al destino que por lo menos le diese tiempo de brindarnos esta joya, la de momento (porque nunca se sabe) culminación de una de las sagas más memorables, excepcionales y épicas de la historia del terror. ¡Magnífica!

La prima de Sidney, Jill (Emma Roberts, sobrina de Julia Roberts);
¿la nueva heroína de la saga?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada