jueves, 16 de junio de 2016

Un vampiro suelto en Brooklyn (1995) de Wes Craven



Maximillian (Eddie Murphy) puede
ser un vampiro muy cortés y seductor...
El gran Wes Craven (que en paz descanse) siempre procuró ser un realizador polifacético, y aunque como bien sabe todo adorador del género, despuntó favorablemente en el campo del terror, siempre trató de hacer intentonas de no encasillarse y probar a hacer diferentes cosas. En una de estas intentonas decidió probar con la comedia y uniéndose a toda una figura cómica como Eddie Murphy, acabó tomando las riendas de este ''Un vampiro suelto en Brooklyn''. Tiempo atrás, todo lo que tocaba Murphy se convertía en oro, en los ochenta no hubo peli de este actor que no fuese un taquillazo, cosa que comenzó a cambiar a lo largo de la década de los noventa, de hecho en este film ya se podía notar que algo de agotamiento provocaban los chistes del cómico. ''Un vampiro suelto en Brooklyn'' no cuajó en taquilla ni tampoco contentó a la crítica que la tacharon como un mojón, ¿se merece tal desprecio? A ver, desde mi punto de vista la peli no es que sea muy buena, es más bien regulera, pero por supuesto hay que tener en cuenta sus características. 

...o un fiero y despiadado depredador

No hay quien se resista a los encantos del vampiro
Es una peli de Eddie Murphy, por lo tanto cachondeo va a haber, hay vampiros, fantasía va a haber, vampiros y cachondeo unidos, la mezcla tampoco es para estrujarse mucho el seso. Lo que me gustó más de la película fue ese toque blaxploitation, que sirve como homenaje a tal movimiento setentero, es más por momentos me recordó que emulaba a ese clásico casposete que es ''Drácula negro'', y muchos puntos la unen, en especial que es las pocas películas en contar con un vampiro negro, destinándose dicho film a un público ampliamente afroamericano. ¿La peli funciona como producto cómico? A ratos, yo creo que Eddie Murphy hace bien lo que sabía hacer, su papel aún teniendo una parte bufónica, es el villano y también demuestra que es un cabrón cuando se lo propone. Por otro lado, el film posee alguna pincelada de mala leche, más propio del estilo Craven, de hecho está el trío Berger, Nicotero y Kurzman en el apartado de maquillaje (expertos en derramamientos de sangre y gore por excelencia, muy al estilo de Tom Savini), lo cual denota algo de violencia no desdeñable y curre de efectos con cierta calidad. 

Un hilarante y divertido discurso camuflado como predicador

Por lo demás, es una peli entretenida y distraída, hay personajes crispantes, otros que poseen más gracia y hay situaciones un tanto estúpidas, pero bueno; cumple con una faceta, al fin y al cabo estaba hecha con una intención y no hay que pedirle peras al olmo. Como admirador de Wes Craven, desde luego digo que no es ni de lejos uno de sus mejores trabajos, pero el tío al menos intentó hacer algo diferente de su estilo, y lo hizo con su profesionalidad característica.

A ver quien se libra de una mordida

No hay comentarios:

Publicar un comentario