viernes, 24 de junio de 2016

San Francisco (1936) de W.S. Van Dyke



Imagen de las consecuencias del terremoto de San Francisco de 1906
Haciendo memoria histórica, en 1906 un terremoto de proporciones abismales sacudió la ciudad de San Francisco causando daños terribles y devastadores. Bien, este film se desarrolla en las fechas próximas a dicha catástrofe centrando el 80% de la trama (previa al terremoto final) en las acciones del trío protagonista, una cantante (Jeanette MacDonald), un empresario adinerado (Clark Gable, haciendo su típico papel de guaperas sobrado) -entre los cuales surgirá el inevitable romance- y un cura (Spencer Tracy), amigo muy apegado al segundo, el cual desaprueba su relación con la mujer (¿acaso no es porque él también siente algún sentimiento romanticón? Ahí queda la duda, porque nunca se especifica, pero ya se sabe, siendo una figura religiosa, cualquiera se atrevía con el Código Hays pegando fuerte en aquel momento en Hollywood). Bueno, ''San Francisco'' por lo tanto fue una gran pionera en representar el esquema típico que caracterizaría a las pelis de catástrofes, presentando a lo largo de la historia hechos cotidianos de los personajes que la configuran, reservándose el tercio final el protagonismo a la correspondiente tragedia que todos esperamos. 

Los enamorados Blackie Norton (Clark Gable) y Mary Blake (Jeanette MacDonald)

El padre Mullin (Spencer Tracy) no ve
con buenos ojos la relación de los protas
La película, considerando el año en que se realizó me pareció bastante espectacular, sobre todo refiriéndome al tramo del terremoto en sí, con efectos especiales muy conseguidos para la época. La recreación con maquetas de la ciudad, que serían destrozadas para emular los estragos del terremoto, se muestran muy creíbles, y la tensión generada en el montaje en dicho momento cumbre es bastante efectiva (aunque sabemos que el héroe de marras saldrá airoso de los escombros). El resparto cumple, aunque bueno, a mí Clark Gable nunca me gustó, considero que Spencer Tracy era un actor que le daba cien mil patadas interpretando y aquí lo demuestra, pero claro, como era el galán, tenía que dárselas como tal. La historia central, aunque ocupa la mayor parte del film, pues bueno, es bastante de relleno, como ya dije metraje para estirar la trama que antecede a lo verdaderamente importante de la peli. La historia de amor; pues muy típica de la época, nada que se diferencia de cualquier melodrama de la época dorada de Hollywood. El resultado fue una film estimable de gran éxito que obtuvo varias nominaciones a los Oscar (incluyendo mejor película, y actor para Tracy). El mayor de sus aciertos, desde mi punto de vista, el ser (como ya señalé) una de las abuelas del género de catástrofes, cuyo auge se produciría en los setenta (véase ''Aeropuerto'', ''La aventura del Poseidón'' o ''El coloso en llamas'') y cuyo esquema establecido sigue imitándose a día de hoy. 

Cuando el terremoto sacude

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada