domingo, 9 de febrero de 2014

Pretty Woman (1990) de Garry Marshall



La prostituta Vivian Ward (Julia Roberts), a mí
siempre me encantó su look con esta peluca rubia
Bueno, pues como Febrero es el "mes del Amor", he decidido dedicarle sus correspondientes comentarios a alguna que otra de esas pasteladas con renombre, esas historias románticas que, en resumidas cuentas, han tocado el corazón de sobre todo, féminas soñadoras. Seguramente no haya otra más representativa del género de comedia romántica que "Pretty Woman", un film que no sólo ha sido un exitazo de taquilla de la Virgen en su momento (con una asombrosa recaudación de más de 400 millones de dólares en todo el mundo), sino que su efectividad no ha perdido fuelle, más de veinte años después de su realización, la cual sigue siendo un exitazo de de audiencia en sus sendas emisiones televisivas, año tras año. "Pretty Woman" es también, puedo decirlo con total seguridad, la única peli romántica que he visto no sólo en más de una ocasión, sino un buen porrón de veces (la gran mayoría de ellas por causa de mi madre, la cual, como seguramente todas las madres, adora el film). De "Pretty Woman" debo comenzar diciendo dos cosas que, desde mi punto de vista, se contraponen en ambos polos opuestos (positivo y negativo). El acierto masivo del film, para mí, es la presencia de una actriz que adoro y que, con el paso del tiempo, se acabó convirtiendo en una de mis favoritas. Estoy hablando por supuesto de Julia Roberts (a la cual descubrí en este film, hace un porronazo de años), actriz que me resulta súper natural y muy versátil, a la par que entrañable y encantadora en prácticamente todos los papeles que he tenido el gusto de presenciar a lo largo de su fructífera carrera.

El putero ricachón, Edward Lewis (el "Don Juan" Richard Gere)

''Hago de todo, menos besar en la boca"
En el otro extremo se encuentra, para mí, su gran némesis, el actor Richard Gere, un tipo que, sinceramente, no aguanto. No me gusta nada, pero nada, no me parece buen actor, ha hecho siempre el mismo registro, sin variar nada, siempre ha tenido el título de Don Juan irresistible muy arraigado y por culpa de ello, la mayor parte de los papeles que le he visto interpretar me dan asco, así de claro, me parece insulsos, repelentes, intragables, pedantes, y largo etcétera de adjetivos similares. Aún siendo ya casi un octogenario, sigue caracterizando al típico maromo irresistible para toda fémina de cualquier edad; algo que me parece vergonzoso. Que vale, que no es culpa en sí del señor Gere (igual es un tipo de puta madre), pero bueno, yo juzgo lo que veo como espectador y con la mano en el corazón, tengo que recalcar que Richard Gere me provoca una grata colección de sentimientos y ninguno agradable. Este encontronazo de sensaciones tan opuestas, en lo referido a ambos protagonistas, pues me hace imposible la opción de catalogar a "Pretty Woman" como un film que me fascine, o que incluso haya podido dejar la más mínima huella en mí. Ahora bien, reconozco que supo aportar una serie de elementos que modelaron a la perfección el subgénero de la comedia romántica y eso es digno de aplaudir.

Pasándolo pipa en la bañera

¿Cómo se te ocurre entrar en una tienda tan
sofistiqué con esas pintacas?
El argumento supongo que, hasta los que no la hayan visto, conocerán de sobra, aunque sea de oídas, porque la verdad la peliculita sonada, ha sido más que sonada. Nos presenta la historia de un ricachón hombre de negocios, que ronda ya los cincuenta (Richard Gere), que queda prendado de una putilla de Beverly Hills (Julia Roberts). El sentimiento es recíproco y lo que para ella era un trabajito más de su concurrido currículum laboral, acabará loquita por los huesos (revosantes de billetes verdes) del paisano. Él, la enseñará a ser una señorita fina y sofisticada (a lo "My Fair Lady") y le comprará vestidos carísimos, la llevará a la ópera y la hará pasar por una dama de alto standing. No obstante, ella también le transmitirá a él unas importantes lecciones, sobre todo que para ella el dinero no significa nada, aunque por supuesto, fue algo muy influyente a la hora de lanzarse a sus brazos en esa mítica y cursi escena final en la que él la recoge en su balcón. Total que pastelón por aquí, pastelón por allí, el amor surgirá más allá de toda barrera, da igual que él haya sido un putero e insaciable cabrón sin escrúpulos en el aparatoso mundo de los negocios y ella una fulanilla sin clase; ambos personajes acabarán unidos en todos los aspectos, haciendo las decicias (como ya he dicho) mayoritariamente de todas las féminas espectadoras que ansiaban estar en el pellejo de la Roberts.

A pesar de lo que todo el mundo diga, a mí esta pareja no me pega nada.
El señor Gere parece el abuelo de la señorita Roberts

Desde luego van a quedar bien limpitos
Esto ha dado lugar a cierta controversia, por lo visto. He llegado a leer por ahí que "Pretty Woman" era todo un alegato a la prostitución y que, cuando toda mujer decía ser la señorita Roberts, en realidad querían verse en la piel de una meretriz. Es algo que la verdad me cuesta concebir. Yo creo que el dato de que fuese puta o no, era lo más irrelevante, lo que cautivó a la audiencia femenina no fue este aspecto, sino la "atrapante" hiperpastelosa y llena de colorines y maripositas historia de amor vibrante, de dos personas muy opuestas; aunque claro ayudaba mucho que una de ellas fuese poseedor de un pastizal para hundir un trasatlántico. En resumidas cuentas "Pretty Woman" vendió una ilusión; una ilusión muy gratificante y efectiva, que a la vez podía ser incluso hasta divertida (porque tengo que reconocer que, con ciertas escenas, llegué a soltar alguna carcajada), que encandiló grandilocuentemente a la audiencia (no sé si, desde el punto de vista masculino sería igualmente efectiva, lo dudo, pero bueno, nunca se sabe) y buscarle tres pies al gato con el tema de la prostitución, me parece ser un tanto retorcido. Desde mi perspectiva, a mí "Pretty Woman" no me parece demasiado atrayente (pero claro, tampoco es el estilo de película que me suela gustar), aunque sí tengo que reconocer que le guardo cierto cariño, porque me hizo descubrir a la gran Julia Roberts y porque es una de las pelis favoritas de mi madre y siempre me recuerda un poco a ella. Aparte, debo destacar la maravillosa banda sonora, con canciones tan chulas como la famosísima "Pretty Woman" de Roy Orbison o la preciosa balada "It must have been love" de Roxette. Para bien o para mal, considero que hay que verla, aunque sólo sea por la tan magna fama que la rodea.

Preparados para ir a la ópera

*MI MOMENTO FAVORITO: ése en el que Vivian (Julia Roberts) entra hecha un pincel, en una tienda de pijas asquerosas, de la que la habían echado por haber ido vestida con pintas más de fulanona y les pega un corte bien merecido. 

''Mira de la pasta que has perdido, guarra''

No hay comentarios:

Publicar un comentario