miércoles, 14 de enero de 2015

Suspense (1961) de Jack Clayton



La asustadiza Miss Giddens (Deborah Kerr)
Que una película tenga buenas interpretaciones, una excelente ambientación y una preciosa fotografía, no implica que esa misma película, sea necesariamente buena, y aquí el ejemplo. Esta adaptación de la popular novela de Henry James, "Otra vuelta de tuerca", dirigida por el aclamado Jack Clayton, y en cuyo guión participó el mismo Truman Capote (¡lo siento hijo, mucho renombre, pero aquí te has lucido!), ha sido mitificada por boca de los listillos de turno, los críticos, como una de las obras maestras del género de terror más sobresalientes de la Historia del Cine. A esta apreciación, y con la mano en el corazón, debo decir: "¡una mierda que os comáis!". "Suspense" (incromprensible cambio de título, no sé qué puñetas les costaba llamarla "Los inocentes" como su título original) es un film desconcertante e ilógico, es más, dudo mucho que los mismos realizadores (ídem de sus adaptadores) supiesen o entendiesen qué coño nos estaban intentando contar a los espectadores. La historia va de una mujer (espléndida Deborah Kerr, de eso no hay duda), que es contratada como institutriz de dos niñatos que son el asco personificado de lo pedantes que son (Martin Stephen y Pamela Franklin), por un tipejo ricachón despreciable (Michael Redgrave), el tío de los nenes, al cual los infantes se la sudan; y se traslada a una apartada mansión en la Gran Bretaña del siglo XIX, para ejercer tal trabajo. 

Miss Giddens con los "inocentes" niñatos que tendrá que cuidar

La perversa niña, Flora (Pamela Franklin)
Una vez en el caserón, la institutriz empezará a tener sospechas de que los dos niños están poseídos por los espíritus malvados de dos anteriores empleados de la finca, que murieron en trágicas consecuencias. La extraña y perversa conducta de los nenes, le irán haciendo sospechar más y más sus conjeturas. Bien, de la película a menudo se suele destacar su cuidada ambientación, y las cosas como son, efectivamente "Suspense" hace gala de una magnífica dirección artística y de una fotografía en blanco y negro que roza la perfección, a la par de una realización muy loable que consigue crear muy bien la enrarecida atmósfera que envuelve la historia. Si bien desde el punto de vista estético, el film es maravilloso, también la cosa sale bien parada si nos paramos a presenciar la performance impresionante de su protagonista Deborah Kerr. Esta pedazo de actriz hace un papelón como la sufrida y asustadiza institutriz y es, de lejos, lo mejor y más resultón de toda la película. Eso sí, parece también que nadie parece haber caído en la cuenta de que la historia es un auténtico desbarajuste sin pies ni cabeza. 

El repelente niñato, Miles (Martin Stephens, éste ya había sido
uno de los siniestros infantes de "El pueblo de los malditos")

A tu espalda tienes un señor fantasma
No me importa pecar de idiota, igual es que soy rematadamente tonto, pero sinceramente, cuando aparecieron las palabras "The End", me quedé con una solemne cara de gilipollas. Me dije; ¿el film en sí es un chiste?, ¿qué hostias ha pasado?, ¿qué conclusiones se pueden sacar de lo visto?; en fin ruego encarecidamente a alguien de mente suprema que dedique un par de minutos de su dorado tiempo y que me dé una explicación de lo sucedido en la película, porque no me he enterado de nada. Resulta que los fantasmas de los antiguos empleados practicaban todo tipo de jueguecitos sexuales por la casucha, en presencia de los niños y de la bobalicona de la criada; al dueño de la casa se la sudaba como siempre, estos dos se mueren y comienzan a poseer a los nenes, que se deja caer muy sutilmente que también se quieren como "algo más que hermanos". El niñato repelente también intenta meterle ficha a la institutriz, y ésta al darse cuenta de ello, decide quedarse a solas con el niño y hacer que éste diga el nombre del muerto que lo posee en voz alta. El nene le hace caso pega un alarido y de repente se muere. 

¿Otra aparición fantasmal?

Salió excesivamente besucón el renacuajo
Joder, ¿entonces qué pintaba el otro fantasma femenino?, ¿se supone que la niña sigue poseída?, ¿por qué era tan relevante quedarse solo con el niño? y ¿por qué al cabrón del tío le sigue importando una mierda los dos chiquillos?, y ¿qué narices pinta la criada lloriqueando por los rincones insistiendo que los niños son buenos?, ¿lleva conviviendo años con dos fantasmones super peligrosos y no se entera? De verdad, es que no le encuentro ni pies ni cabeza a la puta película, pero ¡qué caos argumental es éste! ¿Esto es una obra maestra del cine de terror? Vale, puede que en su momento esa atmósfera tan fría y tan oscura acojonase lo suyo a los espectadores de la época, no discuto sus virtudes por cuestiones temporales, pero es que insisto, su guión es algo criminal. Lo único que podría llegar a resaltar y ¡ojito! es que evidentemente esta "Suspense" se convirtió en una directa referencia (ejem, ¿no decimos objeto de plagio?) para el señor Alejandro Amenábar que en 2001 se ve que construyó su famosa "Los otros" un poco en base a esta historietita. 

Los niños no son tan inocentes como parecen

Lo gracioso es que Amenábar nunca hizo referencia, ni a esta película ni siquiera al relato original de Henry James, ni tan siquiera como meras inspiraciones y siguió insistiendo que su libreto era algo "original", ¡huy, qué cara más dura! Lo más gracioso es que luego llegó el otro jetilla, llamado Bayona, y se marcó otro tanto con "El orfanato"; ¡chiquillos, ya que os ponéis a copiar, hacerlo con menos descaro! Pero eso ya son otras historias, volviendo a "Suspense", para mí es una absoluta pérdida de tiempo. Vale que está considerado un clasicazo, vale que (repito) está muy bien ejecutada desde su punto de vista visual y vale que tuvo mucha repercusión dentro del llamado terror sobrenatural dentro del género, pero sinceramente es imperdonable su chapucera e incoherente línea argumental; hora y media de desvaríos para finalmente no contar absolutamente nada; lo dicho, una pérdida de tiempo con todas las de la ley.

El final es de traca

1 comentario:

  1. Recuerdo alguna entrevista a Amenabar en la que citaba a esta pelicula y Al final de la escalera como referencias o inspiraciones para Los otros. Lo comento solo para aclarar. Pero que conste que estoy deacuerdo contigo, es una pelicula muy sobrevalorada.

    ResponderEliminar